Cassidy Hutchinson, colaboradora del jefe de gabinete de Trump, reveló que el presidente sabía que el 6 de enero atacarían al Capitolio. NACassidy Hutchinson, reveló que el presidente sabía que atacarían al Capitolio. Foto: NA.

Cassidy Hutchinson, la asistente del ex jefe de gabinete Mark Meadows, reveló al comité parlamentario detalles sobre lo ocurrió en la Casa Blanca durante la toma al Capitolio el 6 de enero de 2021.

En sus declaraciones aseguró que tanto Donald Trump como muchos de los integrantes del gobierno sabían que se podía llegar a generar un disturbio antes de que sucediera el ataque al Capitolio. La asistente escuchó a Meadows decir cuatro días antes que “las cosas podrían ponerse muy, muy mal el 6 de enero”.

Además, Hutchinson señaló que el abogado de Trump, Rudy Giuliani, estuvo presente en una reunión y que al salir le preguntó si estaba “emocionada” por el 6 de enero. También confesó que le dijo: “va a ser grandioso. El presidente estará allí. Se verá poderoso. Habla con el jefe al respecto. Él lo sabe”.

Según la asistente, Meadows le confirmó que algo grave ocurriría ese día. “Las cosas podrían empeorar mucho, mucho el 6 de enero", explicó Hutchinson que esas fueron las palabras del exjefe de gabinete.

La excolaboradora del gobierno de Trump declaró que el abogado Giuliani y el jefe de gabinete Meadows le pidieron indultos al Presidente.

Por otro lado, confesó que el Presidente Trump y su equipo de gabinete estaban al tanto de que los partidarios en La Elipse se encontraban armados. “No me importa que tengan armas, no están aquí para lastimarme. Quiten los malditos detectores y dejen entrar a mi gente. Pueden marchar al Capitolio desde aquí”, fueron las palabras de Trump según Cassidy.

Hutchinson señaló que los asistentes de Trump intentaron prevenir la situación. La abogada de la Casa Blanca, Pat Cipollone le advirtió que “seremos acusados de todos los delitos imaginables si hacemos que suceda el movimiento”.

Pese a las advertencias, Hutchinson reveló que Trump se puso furioso cuando le dijeron que no podía ir al Capitolio y enceguecido por la derrota pronunció: “soy el maldito presidente, llévame al Capitolio ahora”.

Hutchinson es una de los pocos integrantes de aquel gobierno que testificó lo que ocurrió ese día. Wyoming Liz Cheney, la republicana a cargo del interrogatorio, dijo: “quiero que todos los estadounidenses sepan que lo que la Sra. Hutchinson hizo hoy no es fácil”.

Trump se manifestó sobre los dichos de la ex colaboradora en su red social Truth Social y catalogó las declaraciones como una “falsa total” y “malas noticias”. Mientras que algunos colegas pertenecientes al gobierno de Donald Trump como quien procedió a Meadows, Mick Mulvaney, indicaron que “no creen que Hutchinson esté mintiendo”.

Noticias relacionadas

Capitolio
Donald Trump
Estados Unidos