Las pintadas racistas aparecieron hace dos semanas en distintas paredes San Cristobal, ciudad situada 170 kilómetros al noroeste de Santa Fe.

Según indicaron medios locales, el joven -cuya identidad no trascendió oficialmente- realizaría las pintadas junto a un amigo de 16 años.
Trascendió que el chico justificó su actitud en que ambos tenían la intención de llamar la atención de los portales de noticias de la ciudad y de la región.

El muchacho fue acusado de haber pintado cruces esvásticas y consignas agraviantes contra la comunidad judía, por lo que será indagado en las próximas horas por el juez Correccional de San Cristóbal Hugo Tallarico, imputado bajo el cargo de realizar propaganda basadas en "ideas o teorías de superioridad de una raza o de un grupo de personas de determinada religión, origen étnico o color", según el artículo tercero de la Ley Nacional 23.592.
Según esa legislación si es hallado culpable puede ser condenado a una pena que va de un mes a tres años de prisión.