Exportaciones de maíz, economía argentina, NAProductores agrícolas. Foto: NA.

En los últimos días, hubo un fuerte rechazo del campo a las declaraciones del presidente Alberto Fernández quien acusó a los productores de guardar en sus campos unos 20.000 millones de dólares en cosecha de soja, en momentos de subas en el tipo de cambio paralelo y los problemas que enfrenta el Banco Central para acumular reservas.

La Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) le respondió al presidente y aseguró que “los productores no retienen soja ni granos, simplemente escalonan las ventas a lo largo de los meses para financiar sus propios proyectos a lo largo del año. Ya liquidaron toda la cosecha récord de trigo y casi toda la de maíz; tampoco tienen USD 20.000 millones retenidos. No habría manera, porque no llegan a los ingresos totales de los productores en un año calendario”.

Afirman que el gobierno desalienta la exportación y liquidación con un cepo y una brecha cambiaria superior al 140% y retenciones que dejan al productor argentino muy lejos de sus pares del Mercosur.

Comparación con Brasil

La comparación más relevante es con los productores de Brasil, pues ambos países son grandes productores de commodities agrícolas y exportan a través de puertos de alta actividad y acceso marítimo o cuasi-marítimo, como Rosario, la principal puerta de salida de la agroexportación argentina, y Paranaguá, uno de los más grandes de Brasil.

Las diferencias son abismales. En julio, mientras un exportador de soja brasileña recibe USD 573 por tonelada de soja exportada (no hay allí cepo ni brecha cambiaria ni retenciones, como tampoco los hay en Uruguay y Paraguay; se trata de una excentricidad de la actual política económica) a través Paranaguá, un exportador argentino que exporta por el puerto de Rosario recibe en cambio el equivalente a USD 166 en pesos del dólar “Contado con Liquidación”, la referencia más válida, pues paga buena parte de sus insumos productivos a ese dólar.

Esto es, el productor de soja argentino recibe el 29% de lo que recibe su competidor brasileño, la relación más baja de los últimos diez años.En el caso del maíz, la diferencia es menor, pero igualmente muy grande. También para julio y considerando los mismos puertos de salida, el productor maicero argentino recibe el equivalente en pesos a 98 dólares CCL, mientras el brasileño recibe 238 dólares libres de polvo y paja. Ergo, el productor argentino recibe el 41% de lo que recibe su colega brasileño. O, puesto de otro modo, este recibe 143% más en dólares.

Noticias relacionadas

Dólar
Exportaciones
Brasil