Energía, gas, Unión Europea, foto captura video Canal 26Consumo de energía en Europa. Foto: captura video Canal 26.

Reducción del aire acondicionado, uso de bombas de calor y paneles solares, desplazamientos a la oficina en bicicleta, coches eléctricos o teletrabajo, son algunas de las medidas que ya han puesto en marcha las instituciones de la Unión Europea para ahorrar energía y que podrían ser imitadas por los ciudadanos para depender menos del gas ruso.

Los países de la UE han aprobado, en tiempo récord, la propuesta de la Comisión Europea de reducir un 15% el consumo de gas de cara a un posible corte total del suministro por parte de Rusia este invierno, en represalia por las sanciones occidentales por haber invadido Ucrania.

Un porcentaje que países como España, acogiéndose a excepciones, podrán reducir a la mitad, pero que inevitablemente implica un esfuerzo por parte de los ciudadanos y de la industria europeos para ir poniendo fin a la dependencia de los combustibles fósiles que llegan desde Rusia y de los que son consumidores sobre todo Alemania y otros estados centroeuropeos.

Para reforzar esa estrategia, el Ejecutivo de la UE aprobó el pasado abril una iniciativa para que la institución alcance la neutralidad climática para 2030, sentando un “buen ejemplo” de acción climática corporativa.

Más videoconferencias, flexibilidad laboral y digitalización son otras de las apuestas; la Comisión asegura que ya ha reducido el gasto de papel en las oficinas en un 71% y, el de agua, en un 58%. La CE confía en que estas medidas contribuyan a su objetivo y asegura que compensará cualquier emisión restante a través de absorciones de carbono.

 

Crisis en la Unión Europea por consumo de energía. Video: Canal 26.

 

El caso testigo de Alemania

Alemania ha reactivado ya una primera planta de carbón que se encontraba en situación de "reserva" para destinarla al consumo eléctrico, mientras destina el gas ruso que sigue suministrando el gasoducto Nord Stream a llenar sus depósitos de cara al invierno.

El propósito de la Agencia Federal de Redes (Bundesnetzgentur) es no utilizar más el gas para el suministro eléctrico, según informa el semanario "Der Spiegel".

Por el momento solo se plantea reactivar una planta en Baja Sajonia (centro del país), de acuerdo con el plan aprobado el pasado 14 de julio por el Ministerio de Economía y el Clima, que implica de facto un replanteamiento del calendario del adiós a esa energía fósil.

El ministro de Finanzas, el liberal Christian Linder, se pronunció ya el pasado fin de semana a favor de no utilizar más gas para el consumo eléctrico.

Pese a la interrupción durante diez días de los suministros a través de Nord Stream, a mediados de julio, y a que tras su restablecimiento sólo se está recibiendo en el país aproximadamente un 20 % de la capacidad, los depósitos alemanes han seguido subiendo lentamente su nivel.

Noticias relacionadas

Conflicto Rusia-Ucrania
Europa
Gas
Energía
Canal 26 (categoria)