Archie Battersbee, niño británico que falleció tras reto viral. Foto: NA.Archie Battersbee, niño británico que falleció tras reto viral. Foto: NA.

Archie Battersbee, el menor que permaneció cuatro meses con muerte cerebral tras accidentarse en su casa por un supuesto reto viral que hizo en las redes sociales, murió luego de ser desconectado del soporte vital, decisión que generó una fuerte batalla legal entre su familia y los médicos.

La noticia fue comunicada por la madre del niño en la puerta del hospital Royal London. “Archie luchó hasta el final y estoy muy orgullosa de ser su madre”, dijo emocionada Hollie Dance. “Con tristeza, Archie falleció hoy a las 12.15. Solo me gustaría decir que soy la madre más orgullosa del mundo”, agregó.

El pequeño, gimnasta y amante de las artes marciales mixtas, fue hallado el 7 de abril en estado inconsciente con algo atado al cuello en su casa en Southend, Essex. Su madre cree que estaba participando de un desafío online en las redes sociales.

Desde entonces estuvo en coma, sin recuperar el conocimiento, y se mantuvo con vida gracias a una combinación de intervenciones médicas, incluida la intubación y tratamientos farmacológicos.

Según fuentes locales, los especialistas estaban seguros que el tronco encefálico del niño estaba muerto. Pero debido a la falta de respuesta, no pudieron realizar pruebas completas, por lo que no se habían declarado legalmente la muerte cerebral. En las audiencias, los jueces se alinearon con la evidencia médica y dictaron que el soporte vital solo servía “para prolongar su muerte, sin poder prolongar su vida”.

 

Otro hecho en Estados Unidos

Las tragedias vinculadas a los desafíos también se produjeron en Estados Unidos, donde un menor sufrió la muerte cerebral tras realizar un reto viral en marzo pasado.

El Blackout Challenge es un desafío viral que circula por TikTok y por el que, el pasado 21 de enero, una niña italiana de 10 años murió asfixiada en la ciudad de Palermo, Sicilia, mientras realizaba el mismo juego.

Noticias relacionadas

Gran Bretaña
Redes Sociales
Challenge