"Britney se internó voluntariamente en un centro de recuperación", señaló el vocero, quien pidió respeto y privacidad tanto para la cantante como para su familia, para aliviar el permanente acoso de la prensa que soporta desde hace meses.

Spears había sido internada la semana pasada en la clínica de desintoxicación de Crossroad, en la isla de Antigua, en el Caribe, pero sólo estuvo allí 24 horas para retornar a Estados Unidos, informó la agencia Ansa.

Según comentaron allegados a la reina del pop, la cantante aceptó volver a internarse por presión de su madre y otros familiares, un día después de que se la viera rapada y
realizándose un tatuaje en la ciudad de Los Angeles.