Manifestantes del Movimiento Rio de Paz colocaron 700 cruces en la playa de Copacabana, en Rio de Janeiro, transformándola en un gran cementerio para llamar la atención sobre la onda de violencia que se intensificó en la ciudad desde fines del año pasado.

Noticias relacionadas


"El cementerio representa las muertes en Rio desde el comienzo del año hasta ahora", explicó en una entrevista a la prensa el teólogo Antonio Carlos Costa, que comanda la organización no gubernamental Rio de Paz.

"Queremos ayudar a la población a tener una idea de la magnitud de la violencia", dijo mientras algunos sorprendidos transeúntes aprobaban la protesta y otros dudaban de su eficacia como forma de contener la explosión de violencia en las calles de la ex capital brasileña.

La propuesta de Rio de Paz es movilizar a la población de la ciudad en una cruzada contra la violencia que según el sitio web Rio Body Count, basado en noticias de prensa, causó 382 muertes y 246 heridos desde el comienzo de febrero hasta hoy.

Las 700 cruces plantadas en la playa más popular de Rio fueron retiradas después del mediodía.

Este año la violencia urbana ya ha cobrado la vida de 30 agentes de la Policía Militar, 12 en la última semana, y recientemente siete muertes civiles por balas perdidas, incluidas dos niñas de dos y 10 años.