La enfermedad tuvo un pico histórico de casos en el 2003 cuando se registraron 1.360 muertes por complicaciones de las infecciones respiratorias en menores de 5 años. Los años siguientes, las muertes por complicaciones de esas infecciones se fueron reduciendo hasta más del 40 por ciento.

Noticias relacionadas



La bronquiolitis es una inflamación de los bronquiolos (las vías aéreas más pequeñas) y la causa principalmente el virus sincicial respiratorio. Los principales síntomas son fiebre, tos, agitación y dificultad para respirar en los menores y se debe acudir rápidamente a la consulta.

"La rapidez de reflejos de los padres es fundamental —afirmó González García—. Porque la consulta médica a tiempo evita tanto las internaciones prolongadas en los hospitales como las complicaciones (por ejemplo, la neumonía), que pueden hasta causar la muerte de los menores".

Ante la posibilidad de nuevo brote, en los centros de atención primaria y en los hospitales públicos, se reforzó la estrategia de internación abreviada por dos horas, por la cual los niños —especialmente los menores de 2 años— reciben gratis broncodilatadores, por medio de aerosoles presurizados y aerocámara. Se desaconseja el uso de antibióticos, jarabes para la tos o descongestivos para el tratamiento de la bronquiolitis.

Como medidas preventivas, el Ministerio de Salud recomienda:

* No fumar en los hogares con niños y ventilar.

* Que los chicos reciban las vacunas triple o cuádruple según lo que corresponda con la edad.

* Administrar la vacuna contra la gripe a partir de los 6 meses a los niños prematuros y a los que tienen afecciones crónicas como cardiopatía, asma grave, enfisema, enfermedad fibroquística o hipertensión pulmonar. También a niños y adolescentes que están bajo tratamiento prolongado con aspirina.

* La lactancia materna protege contra esas infecciones.

* Los afectados con gripe deben lavarse las manos y usar pañuelos descartables.

* Controlar el embarazo desde el primer trimestre para prevenir prematurez y el bajo peso al nacer, que hace que los bebés sean más propensos a bronquiolitis severas.