El condado de Kent, en el suroeste de Inglaterra, vivió una mañana especial debido a un terremoto de 4,7 grados en la escala de Richter, que no produjo heridos, pero sí diversos daños materiales, según informa la agencia ANSA.

Noticias relacionadas



Si bien el sismo no llegó a Londres ni otras grandes ciudades, se pudo sentir también en los condados de Essex, East Sussex y Suffolk.

Muchos vecinos del lugar fueron evacuados a centros asistenciales como medida de precaución, debido al corte de luz y gas generado por el temblor.

Según el sitio de Internet del US Geological Survey, que monitorea terremotos en el mundo, el sismo alcanzó los 4,7 puntos en la escala de Richter.

Se estima además que el epicentro del terremoto se localizó a 25 kilómetros al sur de Canterbury y tuvo una profundidad de 10 kilómetros.

Un vecino de Folkestone dijo que su casa tembló "bastante violentamente".

"Fue cerca de las 08.15 cuando de repente la cama comenzó a moverse violentamente", declaró Paul Smye-Rumsby, que vive en la ciudad portuaria de Dover.

"Pensé que mi esposa estaba moviéndose, pero luego vi que las cortinas se movían también y que toda la casa temblaba. Duró algunos segundos", agregó.