Melilla es una ciudad autónoma de España situada en el norte de África, en la parte oriental del Cabo Tres Forcas, a orillas del mar Mediterráneo, limitando con Marruecos frente a las costas de la península Ibérica.

Historia
La ciudad de Melilla tiene su origen en la colonización fenicia del Mediterráneo occidental. Allí fundaron una importante factoría con el nombre de Rusadir, Russadir o Rusaddir, como atestiguan diferentes restos arqueológicos y la necrópolis encontrada en el cerro llamado de San Lorenzo, en las inmediaciones de la ciudad.

Desde el siglo VI adC estuvo en manos fenicias y púnicas, pasando posteriormente a formar parte de los dominios romanos. Fue una ciudad púnico-romana importante, con emisión de moneda propia y llegó a ser Municipio y Colonia, y así aparece en el itinerario de Antonino Pío (una recopilación de vías romanas realizada para cobrar el impuesto de la "annona" en el siglo III) como cabecera de la región oriental de la Mauritania Tingitana. Es, junto con Volubilis y, Tingis, la capital, una de las ciudades más importantes de la provincia.

Noticias relacionadas

En el año 429, tras su paso por la península Ibérica, los vándalos pasan al norte de África, arrasando las provincias mauritanas, en su marcha hacia Cartago. Parece ser que Melilla fue destruida por entonces, aunque no se tienen datos en estos momentos en los que el Imperio Bizantino controlaba el Mediterráneo. La única noticia fiable nos habla de la sede de un obispado "Rusaditanus" que implica la existencia de población cristiana en la ciudad en estos momentos.

Con la expansión musulmana, la zona donde se encuentra Melilla es conquistada a finales del siglo VII. Los musulmanes le dan el nombre de Melilia, que sería el que tendría desde entonces. El nombre tiene una etimología incierta (algunas teorías afirman que dicho nombre procede del que le dieron los colonizadores griegos, presentes en la zona antes que los fenicios, pero lo más probable es que tenga un origen árabe o bereber.

Existen pocos datos de la época, aunque parece que debió de convertirse en un próspero puesto comercial. En 927, Abd al-Rahman III la incorporó al emirato cordobés, el cual se convertiría dos años después en el califato de Córdoba. La vinculación con al-Andalus fue muy duradera, como atestigua el nombramiento posterior de un miembro Hamudí como rey Taifa de Melilla, y los restos arqueológicos nos hablan de la vinculación de la ciudad con Al-Andalus. En el siglo XV se produjo un periodo de decadencia hasta el punto de quedar destruida y prácticamente deshabitada.

El siglo XV presencia el inicio de la expansión de Portugal por el reino de Fez. A tal expansión se unen los Reyes Católicos una vez finalizada la conquista del reino de Granada en 1492. Los límites de las respectivas áreas de influencia sobre los territorios norteafricanos se fijaron en los tratados de Alcaçovas (1479) y Tordesillas (1494). En 1497, se produce la conquista de la ciudad por tropas castellanas.

La ocupación incruenta de Melilla se produce después de una larga serie de negociaciones entre los comisionados de Fernando el Católico y el alcaide musulmán de Melilla que buscaba una especie de situacíón de vasallaje de la población musulmana de Melilla frente a Castilla. Finalmente, los conflictos con el sultán de Fez determinaron el abandono de la ciudad por sus habitantes, preludio de la llegada de los españoles. La ocupación de la ciudad fue realizada por deseo de los Reyes Católicos y ejecutada por el gobernador de Andalucía, Juan Alonso de Guzmán, tercer duque de Medina-Sidonia. El Duque comisionó a su contador Pedro Estopiñán, para que explorara la península de Tres Forcas, misión que llevó a cabo acompañado del ingeniero y artillero Ramiro López.

Según Barrantes, cronista de la casa ducal, el duque mandó juntar "cinco mil ombres de apié e alguna gente a cavallo, e mandó aparejar los navíos en que fuesen, e hizolos cargar de mucha farina, vino, tocino, carne, aceyte e todos los otros mantenimientos necesarios; e de artillería lanças, espingardas e toda monición".

"E asimismo llevaron en aquel viaje gran cantidad de cal e madera para reedificar la ciudad. E con toda esta Armada e gente, partió Pedro de Estopiñán, Contador del Duque, por su mandato del puerto de San Lucar en el mes de septiembre del año 1497."

La ciudad fue conquistada el 17 de septiembre de 1497. En 1509, la Capitulación de Cintra, fija de nuevo los límites de las áreas de influencia norteafricana entre Portugal y Castilla, estableciendo que Portugal dominaría la costa atlántica desde Ceuta, dejando la mediterránea para Castilla.

En 1506, tropas ducales con base en Melilla ocuparon la ciudad de Cazaza, situada en la costa occidental de la península de Tres Forcas. Esta conquista le valió al duque de Medina Sidonia el título de Marqués de Cazaza. No obstante, la dominación de Cazaza fue efímera, puesto que en 1533 la ciudad fue asaltada y ocupada.

El 7 de junio de 1556, y ante los cuantiosos gastos que les supone el mantenimiento de la ciudad, los duques ceden la ciudad a la corona.

A partir de entonces, la ciudad estuvo siempre bajo el hostigamiento de los rifeños. En 1860 se firmó el Tratado de Wad-Ras con el sultán de Marruecos. Mediante este tratado, se fijan las fronteras entre el territorio marroquí y la ciudad española. La guerra de Marruecos, que se mantuvo intermitentemente en la zona durante principios del siglo XX, fue especialmente crítica para Melilla. Dos desastres bélicos estuvieron a punto de suponer el fin de la soberanía española de Melilla: fueron los desastres del Barranco del Lobo (1909) y de Annual (1921), ambos ante las cabilas rifeñas sublevadas.

La sublevación militar que originó la Guerra Civil Española comenzó el 17 de julio de 1936 en Melilla. Ese día, el gobernador civil, sospechando de las intenciones de los militares acantonados en la ciudad, envía a la Guardia de Asalto a registrar algunas dependencias militares. Los militares se oponen a dichos registros y, a la vista de las circunstancias, deciden adelantar el inicio de la sublevación prevista para el día siguiente. El triunfo del alzamiento militar, provocó el inicio de una represión que tuvo entre sus principales víctimas al propio alcalde de la ciudad, Antonio Díez Martín (del PSOE) y al Comandante General, Manuel Romerales Quintero.

Marruecos reclama la ciudad, al igual que Ceuta y el resto de territorios norteafricanos de España, como parte integrante de su territorio. El Gobierno de España nunca ha mantenido ningún tipo de negociación al respecto ni ha expresado en ninguna ocasión tener intención de hacerlo.


Estatus político
MapaLa Constitución española de 1978 establece, en su disposición transitoria quinta, que "Las ciudades de Ceuta y Melilla podrán constituirse en Comunidades Autónomas si así lo deciden sus respectivos Ayuntamientos". Desde la aprobación del Estatuto de Autonomía de Melilla (Ley Orgánica 2/1995, de 13 de marzo, de Estatuto de Autonomía de Melilla, BOE núm 62, de 14 de marzo de 1995), la ciudad es considerada Ciudad Autónoma. Antes de pasar a ser ciudad autónoma la ciudad pertenecía a la provincia de Málaga.

Este estatuto específico, aunque no le concede capacidad legislativa, sí que le permite proponer en las Cortes las iniciativas legislativas que considere oportunas. A diferencia de las Comunidades Autónomas, no tiene una asamblea legislativa autónoma propia.

Su primer alcalde-presidente fue el político del Partido Popular Ignacio Velázquez Rivera, el cual era ya, desde 1991, alcalde de Melilla. Finalizó su mandato en 1998. En la actualidad (2007), Juan José Imbroda, también del Partido Popular, es el actual alcalde-presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla.

Aunque el Gobierno de España no ha mantenido ninguna negociación al respecto, desde 1982[cita requerida] el Gobierno de Marruecos ha pedido la integración de Melilla y Ceuta en su territorio, junto con otras islas deshabitadas como la isla Perejil. El estatus de Ceuta y Melilla ha suscitado, fundamentalmente por parte de medios británicos y marroquíes (y también algunos españoles de extrema izquierda) comparaciones con la reivindicación de Gibraltar por España. Tanto el Gobierno español, como Ceuta y Melilla, y sus habitantes, rechazan estas comparaciones basándose en que Melilla y Ceuta son partes integrantes de España, y en que ha existido continuidad histórica y contigüidad geográfica lo que no es aplicable en el caso de Gibraltar que es una colonia británica, y no es ni ha sido nunca parte del Reino Unido. Marruecos, sin embargo, desestima estos argumentos por considerarlos irrelevantes aunque tampoco aporta ninguno más razonable. [cita requerida].

El estándar ISO 3166-1 reserva la extensión EA como el código de país para Ceuta y Melilla. El código de llamado (call sign) usado por los radioafiocionados en estas dos ciudades es EA9, y éstas se consideran cada una como "entidades" aparte.

Geografía
Se sitúa al noreste del continente africano, frente a las costas de Granada y Málaga. Se encuentra dispuesta en un amplio semicírculo en torno a la playa y el puerto, en la península de Tres Forcas, a los pies del monte Gurugú y en la desembocadura del río Oro, a 1 metro de altitud sobre el nivel del mar.

El núcleo urbano originario era una fortaleza construida sobre un montículo de unos 30 m de altura Clima: De clima mediterráneo, templado y húmedo, con vientos de poniente y levante, también ocasionalmente viento del Sahara. Temperatura media anual 20º.

Población
Faro de MelillaLa ciudad cuenta con una población de 66.871 habitantes (INE 2006), con la tasa de natalidad más alta de España, frente al índice de mortalidad que se sitúa como el más bajo de España.

El 65% de la población es originaria de la península Ibérica, de idioma español y tradición religiosa católica. Otro 30% de los melillenses son musulmanes, mayoritariamente de origen rifeño o de otros lugares de Marruecos; su idioma es principalmente el rifeño o tarifit, llamado a veces chelha, lengua bereber emparentada con el tamazight. Ninguna de estas lenguas tiene reconocimiento oficial. Le sigue en importancia la comunidad judía con unos 1.000 habitantes, seguida de la población de origen indio que no llega al centenar, pues en la última década ha descendido de forma pronunciada.

En 1887 había un solo musulmán empadronado en Melilla. Era natural de Casablanca y trabajaba como criado, según se desprende del padrón municipal de la época.

Lenguas: El español es la lengua oficial.

Economía
La economía de Melilla se sustenta principalmente del sector comercial. Las empresas representan el 0,1 % del total de empresas españolas. El 95 % de estas empresas son microempresas mayoritariamente inscritas como persona física. Melilla es puerto franco desde mediados del siglo pasado.

En la actualidad existen más de 3.400 empresas, de las que más del 50 % pertenecen al sector inmobiliario y hostelero, destacando el sector comercial, seguido del manufacturero, dedicado por industrias fabricantes de elementos metálicos para la construcción, elementos quirúrgicos, ortopédicos; e industrias orientadas a las artes gráficas.