Con sus 60 años cumplidos en este 2007, Víctor Heredia es uno de los cantantes populares argentinos más prestigiosos, coherentes y comprometidos de todos los tiempos. A casi cuatro décadas del lanzamiento de su primer disco sigue vigente con sus éxitos que cautivaron y cautivan a todas las generaciones. "Todavía Cantamos", "Sobreviviendo", "El viejo Matías", o "Dulce Daniela" son hits que llegaron a las canchas de fútbol (los dos primeros fundamentalmente) y forman parte de la discoteca fundamental de la música nacional. En este día del niño que se celebraba el domingo, “Dulce Daniela” se erige como un himno del amor de padre a hijo. El “Negro”, dialogó con Canal 26 y contó como compuso esa canción.

Noticias relacionadas



“Dulce Daniela es una canción verdadera. Es una canción que yo escribí para mi hija cuando tenía tres añitos y nos pintarrajeaba todas la paredes del departamento en el que vivíamos. Lo que al principio nos produjo un poco de enojo pero después inmediatamente reaccionamos porque era en plena etapa de la dictadura y aquellos dibujitos que encontrábamos a la mañana en el desayuno en cualquier lugar de la casa nos empezaron a arrancar sonrisas. Por eso le escribí una canción en agradecimiento a quitarnos un poco la tristeza de aquellos momentos” detalla Heredia.

Nacido en Monserrat pero ciudadano por adopción de la localidad bonaerense de Paso del Rey, Víctor sufrió como tantos otros artistas comprometidos los daños irreparables de la dictadura que sufrió la Argentina entre 1976 y 1983. En esos siete años fue prohibido lo que lo llevó a grabar en España el álbum “Ya lo ves”. En esos años oscuros nació la hija de Heredia a quien le dedicó la bella letra y melodía.

Sobre como compuso ese tema, cuenta que “la primera frase es la denuncia. Dice exactamente eso, ‘ella decide cuando es de día, ella maneja el sol’. Danielita se levantaba a la una de la mañana dormía dos o tres horitas y se levantaba a esa hora y estaba como si recién comenzara el día. Había que sentarse a jugar con ella hasta que se volvía a cansar y se volvía a dormir. Esa frase no solo la delata sino que también delata la dedicación que teníamos como papás en ese momento con ella”

“Hoy Daniela tiene 25. Desde hace tantos que ella escucha esa canción que la tiene incorporada. Ya sabe que es propia. Además ella canta maravillosamente bien pero hace otro tipo de música así que no sé si alguna vez se puso sola a canturrear su propia canción, la canción que le dediqué. Lo que si tenemos es una relación maravillosa con todos mis hijos. Con mis cinco hijos tenemos una relación muy linda muy apretada que me enorgullece”, cuenta el cantante, conmovido.

Heredia dijo que en el caso de tener que escribir un tema para los más chicos de su familia, “les agradecería enormemente todo lo que me han mostrado. En la canción que le escribí a Daniela hago más o menos eso. Todos los adultos perdemos de vista las cosas más sencillas, las cosas más hermosas, las más bellas, y que son las que parecen más superficiales. Los chicos tienen esa capacidad maravillosa que es la del asombro, la de la sorpresa. Les agradecería que me hayan ayudado mucho a no perder mi capacidad de asombro”.

Hoy ya Daniela no pinta las paredes con trozos de crayón pero con cada niño que lo hace la canción de Víctor Heredia suena en la memoria musical de sus padres. La pintura se lavará pero la creatividad de los niños quedará para siempre en esos muros que por la gracia de los chicos se vuelven multicolores.