Madonna está de cumpleaños. Ése podría ser el tema central de las crónicas sobre la diva del pop de este 16 de agosto, sin embargo una nueva polémica se impuso sobre este tema. La cantante estadounidense, que ya canta 49 años, comenzó a inyectarse por sí misma vitaminas especiales, para aumentar su nivel de energía.

Según informó el periódico inglés Daily Mail, la "chica material" horrorizó a una veintena de pasajeros de un vuelo de Nueva York con destino a Londres, tras auto-inyectarse frente a la gente una serie de vitaminas.

Nutricionistas consultados por el diario londinense advirtieron que semejante práctica drástica podría tener efectos potencialmente muy dañinos a largo plazo para la salud de la cantante.

De acuerdo con el periódico, Madonna se negó a comer durante el viaje trasatlántico de siete horas, y sólo tomó agua natural embotellada.

"Siete horas es mucho tiempo sin comer nada. Madonna estaba muy tranquila, y habló con las azafatas para pedirles agua embotellada. Poco antes del aterrizaje, se inyectó ella misma en su brazo las vitaminas", declaró un pasajero del vuelo.

La cantante estadounidense se habría inyectado las vitaminas B6 y B12, que aumentan drásticamente los niveles de energía y rejuvenecen a la persona.

Según el diario, esa práctica sería cada vez más común entre las estrellas que buscan elevar sus niveles de energía para sus actividades diarias.

En el pasado la ex Spice Girl Geri Halliwell admitió inyectarse vitaminas, una práctica que también siguen las estadounidenses Lindsay Lohan y Britney Spears.

Sin embargo, Claire Williamson, científica de la Fundación Nutricionista Británica, declaró que inyectarse vitaminas puede ser muy peligroso. "Existe un alto riesgo de toxicidad directa como consecuencia de la inyección de nutrientes en exceso. Es más, altos índices de estas vitaminas puede inhibir la absorción o el metabolismo de otros nutrientes", agregó.

Mientras tanto, Madonna, que hoy cumple 49 años, celebrará el aniversario con una fiesta para unos 30 amigos en su mansión de campo de Ashcombe House, en el condado inglés de Wiltshire.

A la cena de gala están invitados el cantante Sting, su mujer Trudie Styler, la actriz estadounidense Gwynteh Paltrow y su esposo, el vocalista de la banda Coldplay, Chris Martin, entre otros.

Como parte de los festejos por su cumpleaños, la cantante organizó para la gala la actuación del grupo "Devil's Horsemen", una compañía de cabalgadores y motociclistas expertos de la industria cinematográfica.

La diva del pop ya piensa en lo que hará el 16 de agosto de 2008, cuando celebre sus 50 años. Según ha trascendido, su idea es hacer una gran presentación en el Central Park de Nueva York.