El petróleo batió otro récord histórico, izándose a mas de 82 dólares por barril en Nueva York tras la decisión de la Reserva Federal (Fed) estadounidense de reducir sus tasas de interés, una medida destinada a preservar el crecimiento económico.

Noticias relacionadas



En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de "light sweet crude" para entrega en octubre subió 94 centavos para terminar la sesión a 81,51 dólares, un récord de cierre.

Pero poco después del cierre las cotizaciones siguieron subiendo en las transacciones electrónicas, hasta 82,16 dólares, una nueva marca histórica.

En el Intercontinental Exchange de Londres, el barril de Brent del mar del Norte para entrega en octubre ganó 61 centavos, para cerrar en 77,59 dólares. Llegó a subir hasta 78,60 dólares, a algunos centavos solamente de su récord histórico del 7 de agosto de 2006 (78,64 dólares).

El mercado petrolero, en fuerte alza desde hace varios días, recibió así un nuevo empuje por el anuncio de la Fed de bajar sus tasas, lo que teóricamente incita a aumentar el consumo y la demanda de crudo.

En la reunión de su comité de política monetaria, el banco central estadounidense decidió reducir su tasa rectora en medio punto porcentual, a 4,75%, y recortar también en la misma medida su tasa de descuento, a 5,25%, invocando un "aumento de la incertidumbre sobre las perspectivas económicas", vinculadas a turbulencias en los mercados financieros.

Los mercados ya contaban con esa decisión del banco central estadounidense, que apunta a limitar el impacto de la crisis de las hipotecas de riesgo ("subprime") sobre la economía y, por tanto, sobre la demanda de energía.

"La respuesta inicial (del mercado a la decisión de la Fed) fue claramente positiva, puesto que la Fed mostró que tomaría la iniciativa" ante los signos de desaceleración económica, explicó Eric Wittenauer, analista de AG Edwards.

Pero "después de esta decisión y de esta primera respuesta positiva, habrá probablemente un repliegue de las cotizaciones, con tomas de ganancias", adelantó el analista.

Desde que superó el umbral de los 80 dólares por primera vez el miércoles pasado, las cotizaciones de crudo baten récord tras récord.

La rebaja de las tasas "será (vista) por el mercado energético como una invitación a consumir más petróleo", había adelantado Phil Flynn, analista de Alaron Trading.

Antes de conocer la decisión de la Fed, Flynn había afirmado: "el petróleo subirá como flecha".

Las cotizaciones son presionadas al alza, además, por el temor de que el mercado sufra una escasez de petróleo en el cuarto trimestre, el periodo invernal de mayor demanda en el hemisferio norte, debido al consumo de combustible para la calefacción.

El anuncio de la OPEP la semana pasada de que volcará 500.000 barriles adicionales por día al mercado desde el 1 de noviembre no pudo detener la escalada de los precios. Algunos analistas predicen que llegarán a los 85 dólares el barril e incluso más.

Sin embargo, el secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Abdalá el Badri, había estimado el viernes pasado que el barril a 80 dólares no refleja la situación actual de la oferta y la demanda, y que esa alta cotización no durará.

Pero los analistas de Goldman Sachs indicaron que la decisión de la OPEP de aumentar la producción llegó demasiado tarde para poner un freno a las cotizaciones.

Por su parte, el Centro de Estudios para la Energía Global (CGES por sus siglas en inglés), con sede en Londres, dijo el lunes que el mundo "seguirá teniendo una escasez de crudo y los precios seguirán subiendo" a menos que la OPEP ofrezca suficiente crudo en el mercado a precios que atraigan a compradores.