Está enfermo pero de heavy metal. Sólo en un año estuvo en más de 300 recitales. El hombre, que tiene mucho rock encima, consiguió que la Justicia sueca entienda su pasión por ese tipo de música y la califique como una invalidez que le impide desarrollar su vida normalmente.

Noticias relacionadas



El rocker en cuestión se llama Roger Tullgren, tiene de 42 años, padece una invalidez por su adicción al "heavy metal" por lo que el Estado deberá ahora subsidiarlo para garantizar su normal forma de vida., cuenta el diario El Mundo.

"No puede desempeñar su trabajo sin someterse a intensivas sesiones de heavy",dijo un juez. El magistrado aclaró, además, que en muchas ocasiones las mismas representan un problema para que se desempeñe bien en su empleo.

¿Cómo fue que este hombre se hizo adicto al metal? En 1971 su hermano mayor le hizo escuchar un disco de Black Sabbath. Sólo eso. No hizo falta otra cosa. De ahí en más se convirtió en una fanático del rock pesado.

Desde hace 10 años que le pedía a la Justicia que le reconozca su pasión musical como una dependencia que le generaba problemas. Lo tomaban por “vivo”. Sin embargo, lo consiguió. Ahora podrá trabajar sólo media jornada -se desempeña como lavaplatos- y recibirá 400 euros mensuales.