La nafta "premium" es ofrecida en algunos puntos del interior del país a más de 3 pesos, ante la falta de controles y la menor concentración de estaciones de servicio, en comparación con la Capital Federal y la provincia de Buenos Aires, trascendió.

Por caso, en Neuquén la nafta más cara se vende a 3,199 pesos por litro, mientras que en el Chaco, alcanza a 3,090 pesos y en Misiones, 3,009 pesos.

También en La Pampa y Córdoba se registraron valores superiores a los 3 pesos, de acuerdo con lo informado por Rosario Sica, presidente de la Federación de Empresarios de Combustibles de la República Argentina (FECRA).

Ante los aumentos, fuentes de una petrolera líder en el país dijeron que los precios "son los definidos en octubre pasado" y aseguraron que "esos valores no se aplicaron en todas las estaciones de servicio en forma inmediata, sino que hay una aplicación gradual, por eso los consumidores pueden notar algún

Noticias relacionadas

cambio en los surtidores".

Los precios registrados hasta el momento varían según la petrolera, pero en todos los casos, el litro de nafta "premium" está cerca o supera el valor de un dólar.

Fuentes del sector argumentan que los incrementos se deben a que las estaciones de servicio ubicadas en el interior están menos expuestas a los controles y a que hay menor concentración de surtidores.

Por su parte, Sica sostuvo que "los precios sugeridos los dan la petrolera, pero algunas estaciones no pueden sostenerlos", aunque precisó que el precio "es libre" y "lo decidió algún expendedor, pero está lejos de ser un alza generalizada".

Además, desde el sector descartaron que las subas sean consecuencias del ritmo que sigue el precio del barril de crudo a nivel internacional, que tocó, y hasta superó, entre ayer y hoy los 100 dólares.

"Si tuviéramos relación con el petróleo, tendría que estar 6 pesos", aseguró Sica, y recalcó que "es un problema interno y por lo pronto son casos aislados".

Además, advirtieron que en numerosos puntos del país existe un creciente desabastecimiento de combustibles, sobre todo de naftas, pero también de gasoil y GNC.