Vecinos de distintos barrios porteños y del conurbano bonaerense se quejan porque continúan los cortes de energía eléctrica, situación que se agrava por las altas temperaturas que reinan en el comienzo del 2008.

Amplios sectores de Lanús, Ramos Mejia, Castelar y barrios de la Ciudad como Floresta sufrieron los primeros apagones y sus habitantes están indignados y con temor a que esta situación se extienda a lo largo de este caluroso verano.

A esta difícil situación se suma también, en muchos casos, la falta de agua.

Pero no solo en Capital y el Conurbano se sufren los cortes de luz ya que en las últimas horas la localidad balnearia de Pinamar también sufrió un apagón imprevisto, que afectó a comercios relacionados con el turismo y también a gran parte de la población,