Un ñandú que hace tres años se pasea por las calles de un barrio de la capital tucumana es el encargado de cuidar las casas cuando las mujeres que viven en ellas realizan las compras.

Noticias relacionadas



"Pimentón", como lo bautizaron sus "vecinos", vive en el barrio Obispo Piedrabuena y sorprende a aquellos que no lo conocen y pasan casualmente por las calles.

Según publicó el diario tucumano La Gaceta, todas las mañanas Marta agarra una bolsa, la billetera y se dispone a hacer las compras.

Pero antes de salir, no olvida de llamar a "Pimentón", que se ha convertido en parte del paisaje cotidiano del barrio.

El animal descansa en la casa de Marta, una vecina de 77 años que también posee a "Cucú" -otro ñandú de un año y medio-, "Bambi" -una corzuela-, codornices, pavos reales, pollos y gallinas, y un
perro labrador.

"Siempre me gustaron los animales. Aquí los criamos junto con mi hijo", comentó la mujer, que agregó que está contento con "Pimentón" que se para en la puerta de la casa, para cuidarla.