Los bomberos de Nueva York trabajaban este domingo en la búsqueda de eventuales nuevas víctimas entre los escombros de un inmueble que se derrumbó tras la caída de una grúa, un accidente que causó por lo menos cuatro muertes y dejó diez heridos, tres de ellos de gravedad.

Noticias relacionadas



Según los bomberos, perros especialmente adiestrados y socorristas trabajaron durante toda la noche, sin oír ningún ruido proveniente de los escombros.

Una gigantesca grúa se rompió y una parte de ella cayó sobre un inmueble en el barrio residencial del Upper East Side (en el noreste de Manhattan) tras golpear otros tres inmuebles que fueron dañados y debieron ser parcialmente evacuados.

El accidente ocurrió el mediodía del sábado. El alcalde neoyorquino Michael Bloomberg, quien llegó al lugar poco después, se refirió a "uno de los accidentes de obra más graves que Nueva York ha sufrido".

Los muertos eran obreros que trabajaban en la construcción de un inmueble de 43 pisos, de lo cuales diecinueve están ya construidos. Los heridos son personas que estaban por el "Fubar", un bar situado en la planta baja del inmueble destruido que estaba cerrado al público el sábado, o que se encontraban en los inmuebles afectados.