“Mi primer contacto con internet fue más o menos a los 12 años”, explicó a Télam, y detalló que dos años después “me pasaba toda la noche (literalmente) conectada en ICQ; las cuentas de teléfono era eternas”. “En las épocas del dial up –aseguró-, el teléfono en casa siempre, pero siempre, daba ocupado”.

Noticias relacionadas



Para ese momento, la chica ya tenía su propio espacio en internet, en Geocities, al cual define como “horrible, aunque en ese momento era lo más”. Y cuando las experiencias bloggers todavía no habían siquiera sido mencionadas en la Argentina, ella abrió “Butano”, su sitio 2.0 (www.butanoblog.com.ar). “Era 2001, estaba en quinto año de colegio, tenía demasiado tiempo libre y empecé”, señaló, aunque reconoció que “estuvo abandonado mucho tiempo, lo llenaba de tests tontos... Cuando me mudé a la Argentina lo empecé a usar para desahogarme. Y así nació el Butano que es hoy”.

Conz le dedica en promedio nueve horas diarias a la red, y su vida es casi pública, aunque mantiene algunas reservas. “Hay muchas cosas que no las hago publicas porque sé que tendrían repercusiones negativas en otros ámbitos”, se sinceró, y especificó que apenas “un 20% de las cosas que me pasan están en mi blog, así que no es parámetro de nada”.

Sin embargo, en los últimos días revolucionó a la red local con una producción de fotos que dio que hablar. Tanto, que los propios cibernautas comenzaron a postularla para que sea la tapa de alguna revista. “No me molestaría que me llamen, me divierte producirme y sacarme fotos, pero jamás haría desnudos ni poses obscenas, con lo cual no sé si estarían tan interesados en mi. Aparte, ¿quién compraría la revista?”, se preguntó.

Por las dudas, y a pesar de su ascendente fama, ella bajó los decibeles. “Soy conocida en Twitter (twitter.com/conz), pero ni cerca de ser famosa en Internet”, y advierte que no recibe ningún “beneficio” al respecto: “Nada de invitaciones ni regalos ni nada por el estilo. Conocí mucha gente copada, y eso no es poco”.

Con varios proyectos en la web, se mostró “segura” de seguir haciendo lo que está haciendo.