Una verdadera batalla campal fue la que protagonizaron unos 150 trabajadores de la industria petrolera en un hotel de Córdoba capital cuando se desarrollaba una asamblea extraordinaria del sindicato que los nuclea y al no se superarse las diferencias con la conducción del gremio.

Los trabajadores señalaron que habían asistido a la asamblea general extraordinaria convocada por el sindicato para "esclarecer" las relaciones entre la cúpula y los trabajadores que
"habían expresado su disconformidad con la conducción".

Desde el sindicato comentaron a la prensa que la violencia llegó debido al "fuerte disenso" que hay entre los trabajadores que están "sectorizados según los intereses que se manejan".

Noticias relacionadas

Testigos comentaron que el violento conflicto se desató cuando un sector cercano al oficialismo sindicali comenzó a agredir a los trabajadores que mostraron su disconformidad con las
respuestas escuchadas.

"Algunos agredieron y los trabajadores respondieron. Luego, todo se desató", dijo uno de los testigos a la prensa. Volaron sillas, mesas, tazas de café y todo elemento contundente que ambos bandos tenían a su alcance al punto de que, según indicaron los testigos, el salón del hotel donde se desarrollaba la asamblea "quedó destruido".

Fuentes policiales reportaron que no se registraron heridos ni detenidos ya que "el conflicto duró pocos minutos" y cuando los efectivos llegaron al lugar, "los trabajadores ya se habían
dispersado".