La presidenta Cristina Fernández de Kirchner, durante la cumbre de Jefes de Estado del Mercosur que se desarrolla hoy en Tucumán, aseguró que el gran tema del siglo XXI en el mundo "es el de los alimentos y el de la energía”.

Noticias relacionadas



"Cuando asumí el 10 de diciembre del año pasado la presidencia pro tempore el Mercosur anticipé que los temas más graves serían los de los alimentos y la energía. Nunca pensé que esto se iba a agravar tan rápido y con tanta profundidad en el escenario internacional”, afirmó la jefa de Estado.

Además, la Presidenta advirtió que la disparada en el precio de los alimentos que comenzó a registrarse "en julio pasado y que parecía que eran fenómenos locales, podemos advertir una simultaneidad con la crisis del sector financiero".

"Muchos asistimos -dijo la mandataria argentina en su discurso de inauguración de la Cumbre- a la cumbre en Roma de la Conferencia FAO y allí plantamos lo que nosotros entendemos como causa central de la disparada de precios, que ya no solamente pone en riesgo la economía de un país, sino algo más tangible como lo es la mesa de los hombres y mujeres de nuestro pueblo".

Cristina Fernández de Kirchner sostuvo además que "la región viene de una época de crecimiento inédito, que ha permitido que grandes sectores de la población accedan a alimentos que antes no tenían".

"No es que los argentinos se han decidido a comer en los últimos meses; es que con el retorno del trabajo y del salario decente la gente vuelve a acceder a una vida digna", agregó Cristina en su discurso de la XXXV Cumbre de presidentes del Mercosur.

Por otra parte, la Presidenta expresó un "repudio" a los sectores de la "timba financiera" internacional que trasladaron la crisis al sector alimentario, "con especulaciones que aumentan" los precios de productos de la canasta familiar.

La Presidenta recordó que la crisis alimentaria mundial se remonta a mediados del año pasado y dijo que está vinculada a la crisis financiera y crediticia internacional, que se fue trasladando al sector alimentario.

"Es la economía casino, la economía especulativa, que transfirió la crisis del crédito a los alimentos" afirmó, recurriendo a la expresión rioplatense "timba" para graficar el concepto.

"Antes estos eran problemas de la macroeconomía, con endeudamientos y otros temas, pero hoy afecta directamente a hombres de carne y hueso, en los precios de la carne, el pan y la leche" agregó.

Además, Cristina Fernández de Kirchner aseguró que actualmente, en el siglo XXI, la independencia de la región está "atada fuertemente al proceso de integración.

"Como lo dije anoche, si para nosotros antes la lucha por la independencia era una necesidad, ahora es de carácter estratégico, no sólo de crecimiento, sino de defensa de nuestros intereses y recursos como región. Esto es lo que debemos discutir en serio”, afirmó la jefa de Estado.

La Presidenta sostuvo también que "la integración es para nosotros una necesidad y una oportunidad como nunca antes hemos tenido en nuestra historia, porque lo que se ha logrado es modificar los términos de intercambio comercial que históricamente estaban condenados a ser desfavorecidos".

"La región -dijo Cristina- está frente a una oportunidad inédita para una integración regional".

Además, Cristina destacó el momento de complementariedad "como nunca antes" que transitan los países del Mercosur en su integración.

Cristina dijo que la complementación se da en la "absoluta sobreranía energética" de Venezuela, la "potencia industrial" de Brasil y la condición de agroexportadores de alimentos de Uruguay y Argentina, con "soberanía alimentaria", y la minería de Chile y Bolivia.

"Hay una complementariedad para la integración como nunca antes tuvo la región" sostuvo la presidenta argentina en el discurso inaugural de la XXXV cumbre de presidentes del Mercosur.

Finalmente, la jefa de Estado destacó el "surgimiento de gobiernos elegidos democráticamente en elecciones libres y sin proscripciones, y con una fuerte orientación de hacerse eco de las necesidades de su población".

"Cada uno con sus identidades, pero nunca como ahora, los gobernantes de América Latina nos hemos parecido a nuestros gobernados", expresó la Jefa de Estado en su discurso de la XXXV Cumbre de presidentes del MERCOSUR.