Las autoridades colombianas intentan determinar si el crimen de dos ciudadanos de ese país tiene vinculación con el homicidio de un ex paramilitar asesinado el lunes en Medellín, en el marco de una escalada de violencia entre grupos de narcos.

Noticias relacionadas



Las autoridades colombianas temen que haya una lucha interna entre los herederos de grupos paramilitares vinculados a la venta de drogas, algunos de cuyos líderes fueron extraditados a Estados Unidos para ser juzgados.

Según determinaron los investigadores argentinos que trabajan bajo las órdenes de los fiscales de Martínez Jorge Apolo y Diego Grau, uno de los dos colombianos asesinados el jueves de la semana pasada en el estacionamiento del Unicenter es el ciudadano colombiano Héctor Edilson Duque Ceballos, alias "Monoteto".

Las autoridades de ese país aseguraron que "Monoteto" era el hombre de confianza de Carlos Mario Jiménez, alias "Macaco", jefe máximo del cartel de droga "La Cordillera" detenido en el 2007, quien fue extraditado hace pocas semanas a Estados Unidos.

En el ataque del jueves pasado en Unicenter, también fue asesinado otro ciudadano colombiano identificado por los investigadores como Jorge Alexander Quintero Gartner. En tanto un tercer hombre de la misma nacionalidad que estaba con los dos asesinados, llamado Julián Andrés Jiménez Jaramillo, logró escapar de milagro.

"Monoteto" y Quintero Gartner habían llegado al país hacía poco más de un año, vivían en una lujosa casa en el country Ayres del Pilar y fueron ejecutados de dos balazos cada uno, disparados con una pistola calibre 40 aparentemente por un sicario que huyó en una moto.

Si bien los fiscales Apolo y Grau no se cierran en una única hipótesis sobre el doble crimen, la policía bonaerense apunta a que se trató de un ajuste de cuentas entre grupos de narcos y se vinculó el episodio con el secuestro de 470 kilos de cocaína ocurrido en mayo pasado en el partido de Avellaneda.

Las autoridades colombianas quienes establecer si existe algún vínculo entre el doble homicidio de "Monoteto" y Quintero Gartner con el otro crimen ocurrido ayer en un bar de Medellín, en Colombia, donde fue asesinado Antonio López, alias "Job".

El general Dagoberto García, de la Policía Metropolitana de Colombia, confirmó que el hecho ocurrió cerca de las tres de la tarde de ayer y que se están analizando las cintas de una cámara de seguridad del lugar en busca de poder identificar a los autores del crimen.

"Job" era uno de los hombres más cercanos a Diego Murillo, alias "Don Berna", quien también había sido detenido y recientemente extraditado, al igual de "Macaco" Jiménez, a Estados Unidos para ser juzgado.

Asimismo, hace dos semanas fue asesinado en un sector rural del departamento colombiano de Antioquia, Nelson Vanoy, hermano de Ramiro Vanoy, alias "Cuco", otro ex jefe paramilitar vinculado al narcotráfico que también fue entregado a la justicia estadounidense.

Por eso, las autoridades colombianas temen que exista una escalada de violencia por parte de integrantes de grupos de narcos que buscan posicionarse ante la extradición de los líderes.