Una empleada de un local alemán, Anna Stam, de 41 años, le dijo a la Policía que la nena se había quejado de las personas que estaban con ella. “Me llevaron de mis vacaciones”, le dijo.

“¿Has visto a mi mami?”, habría preguntado esta niña. En ese momento, la niña rubia, muy parecida a Maddie, se acercó a Stam para preguntarle: “¿Tú sabes donde está mi mami?”, a lo que la asistente del local respondió que se encontraba ahí mismo. “Ella no es mi mami”, dijo y agregó: “ella es una extraña, ella me llevó de mi mami”.

De acuerdo a Stam, la niña “se parecía mucho a Maddie”, sin embargo, el informe fue enviado a mediados de junio a la policía portuguesa sin obtener respuesta.
Las acusaciones contra Kate y Gerry McCann acerca de su posible papel en la desaparición de su hija se basaron en evidencias no concluyentes, según señala la documentación del caso.

Noticias relacionadas

El secreto de sumario se levantó dos semanas después de que el caso fue cerrado por falta de pruebas tras 14 meses de investigaciones. Los archivos incluyen correspondencia acerca de las muestras de ADN tomadas en el coche de alquiler de los McCann en la localidad turística de Praia da Luz, donde Madeleine desapareció el 3 de mayo de 2007 cuando estaba a punto de cumplir cuatro años.

Los McCann fueron considerados sospechosos sobre la base de estas muestras, pero los archivos citan a un científico británico que señala que no hay seguridad de que esos restos correspondieran a Madeleine. La policía portuguesa sobredimensionó esas pruebas en un intento por forzar una confesión de los McCann, dijo un amigo de la pareja. Los detectives privados españoles contratados por los McCann están estudiando los documentos para encontrar pruebas para su propia investigación.