Huracán hace seis meses era otro equipo, otro club, era la postal ideal. Hoy en día la imagen cambió mucho y no es la misma que dejó el “Globo” sobre el final del Clausura anterior. Los resultados no llegan, el entrenador que reemplace a Ubeda no aparece y el estadio sigue con las puertas cerradas.

Pero esto no es todo. El presidente del club, Carlos Babington, admitió en declaraciones a Por siempre Globo (FM Patricios 95.5) que la fiesta del centenario, que estaba programada para el 1 de noviembre no se realizará como estaba pactado con Fénix Entertainment.

Repasemos. Meses atrás el mandamás de la institución había anunciado, con bombos y platillos, que la fiesta por los 100 años del club iba a ser realizada por una de las empresas con más experiencia en espectáculos deportivos. Hasta se llegó a firmar un contrato, que estipulaba que la compañía se haría cargo de todo lo que sea conseguir habilitaciones para poder realizar la fiesta. Con el estadio clausurado esto se complicó y desde la gerencia general decidieron posponer la fecha del festejo.

Al respecto el presidente dijo: “La empresa Fénix, como cualquier empresa de eventos deportivos, tiene que pedir permiso en la Municipalidad. Esta fiesta es muy grande para ellos y no consiguieron los permisos por no tener la cancha habilitada. Me llamaron y me dijeron que no tienen tiempo para hacerla el 1 de noviembre”.

¿Entonces el “Globito” no podrá festejar, cómo hiciera San Lorenzo, su vecino, un año atrás? No, la historia al final será distinta. Al conocerse la decisión de Fénix, Babington tuvo que salir a buscar desesperadamente una salida para dejar satisfechos a los socios. Lo consiguió, aunque a medias: “La fiesta está postergada y tomamos la medida de urgencia de hacer una cena show en la sede social, para mil personas. Cuando la cancha se habilite pedirán el permiso correspondiente y la reprogramaremos para fines de este año. Está todo postergado”.

En otro plano, pero que no deja de salpicar los 100 años del club, la cancha tampoco está con las puertas abiertas, como se había prometido ya en varias ocasiones. Se dijo Lanús, se dijo Newell´s, se dijeron muchas instancias en las cuales se haría la reinauguración del estadio clausurado. Ahora, tras conocerse que el club pidió formalmente la cancha de Argentinos para jugar la novena fecha ante Independiente, Babington volvió a hacer despotricar contra los “culpables” de la no habilitación.

“La jueza que estaba por firmar, que siempre me pedía que necesitaba una firma de un especialista. Al conseguir eso y tener los trabajos bien hechos, pensé que íbamos a llegar a la Municipalidad y sufre un desmayo. Se pone en su lugar una jueza nueva y eso retrasó las cosas. Ahora nos piden requisitos que antes no nos pedían. Creo que la cancha se va a habilitar y se firmará el levantamiento de la clausura”, asegura el dirigente.

La jueza a la que se refiere el presidente es Margarita Finocchio, que sufrió problemas de salud y se tomó licencia hasta el próximo año. La causa cayó en manos de otro magistrado y se espera que tome la decisión de abrir las puertas del Ducó.

Los socios, enojados, comenzaron a levantar la voz en contra de la dirigencia. Y Babington les responde. “Nosotros no le mentimos a la gente, le decimos la verdad. Este no es un tema político, todos tienen la culpa. Desde nosotros hasta los anteriores. Somos los primeros interesados en que se rehabilite la cancha. No somos los responsables, sino que somos los que queremos solucionar el problema que tiene ya 30 años”.

Hoy en día se espera que para la décima fecha se puede utilizar el estadio. Los estudios dieron bien y la firma estaría al caer. Lo cierto es que los hinchas de Huracán deberán conformarse con una cena para festejar su centenario. Y sin entrenador fijo, con el estadio cerrado y con una mala ubicación en el torneo. La postal, esa que hace seis meses se fotografió, cambió radicalmente.