Unos 500 familiares de víctimas de la subversión y pertenecientes a grupos vinculados con las fuerzas armadas volvieron a pedir que se declare delitos de lesa humanidad los atentados cometidos por las organizaciones armadas antes de la última dictadura militar.

Noticias relacionadas



Separados por un doble cordón policial, otro grupo de manifestantes de organizaciones de izquierda, opositoras al kirchnerismo, repudió lo que se conoce como teoría de "los dos demonios", que adjudica misma entidad a ambas acciones delictivas, al tiempo que recordó a las víctimas del terrorismo de Estado desatado entre 1976 y 1983.

En rechazo a la reactivación de los juicios contra represores durante la última dictadura, la Asociación de Víctimas del Terrorismo en Argentina y la Comisión de Homenaje Permanente a los Muertos por la Subversión concretó por tercer año seguido una movilización en homenaje a los ex militares fallecidos en manos de grupos guerrilleros, a principios de los 70.

Los familiares de los militares asesinados llevaron carteles con la foto y el nombre de las víctimas y otros con las leyendas "Basta del monopolio en la verdad histórica" y "Basta de manipular a la Justicia".

Allí, además cantaron el himno, leyeron una oración religiosa y realizaron un minuto de silencio en recuerdo de las "víctimas del terrorismo en argentina".

El acto se realizó al pie del monumento a San Martín, mientras que militantes de las organizaciones Convergencia Socialista y Cuba MTR se manifestaron en las inmediaciones de la plaza hasta que se toparon con un fuerte operativo policial que les permitió llegar hasta la avenida Sante Fe, pero no acceder hasta ese espacio público, a fin de evitar enfrentamientos.

Mediante el ruido de bombos y redoblantes, estos maniferstantes lanzaron proclamas contra la última dictadura militar, bajo el lema "No a la impunidad" y se quedaron allí durante cerca de una hora, hasta que se marcharon cuando el otro acto aún no había culminado, sin que se registraran incidentes.