"Hay que terminar con la droga", dijo categóricamente González, entre lágrimas y un dolor contenido por la feroz muerte de la que fue víctima su hijo, mientras marchaba junto a familiares y amigos por calles de Nuñez donde vive y trabaja.

Noticias relacionadas



El hombre dijo que el "tipo que es drogadicto no tiene noción de lo que hace" y que hay que terminar con la droga porque "muerto el perro, se acabó la rabia".

"No hay que matar a la gente, hay que terminar con el negocio de la droga", agregó en esa línea.

Agradeció también el apoyo recibido por las fuerzas policiales las autoridades provinciales y nacionales al momento de producirse el secuestro.

Sin embargo, denunció a la compañía de teléfonos celulares con la que operaba "Rolo" al no darle solución al rastreo de las llamadas que los secuestradores hacían desde el aparato que pertenecía al joven.

El padre de "Rolo" recordó que solicitó a la compañía un informe para que se detectara de dónde provenían las llamadas y que la respuesta fue que "no había una guardia de turno" para evacuar esa consulta.