La reciente aparición de monos aulladores muertos por fiebre amarilla en la zona de Posadas puso en alerta a las autoridades sanitarias ante la posibilidad de un rebrote de la enfermedad, por lo que se insistió en recomendar la vacunación para quienes viajen a la provincia de Misiones y zonas cercanas.

Noticias relacionadas



Según se indicó, deben vacunarse las personas cuyo destino sea la provincia de Misiones, la zona de Cataratas del Iguazú en la triple frontera, y la región de Asunción, en Paraguay.

También deben inmunizarse contra la fiebre amarilla quienes viajen a las zonas fronterizas de Brasil, a la región selvática del Amazonas y al estado de Goias (Brasilia).

No es necesario vacunarse si el destino es la costa brasileña -cualquiera de sus playas-, excepto que para llegar a ese destino se deba atravesar alguna de las zonas de riesgo mencionadas.

A la reciente aparición de monos muertos infectados con el mal se le deben sumar otros hallados en octubre último en la zona de las Cataratas del Iguazú.

El año pasado, tras seis décadas sin ningún tipo de registros de esta enfermedad, aparecieron ocho casos de la enfermedad en humanos en Misiones y el número se contó por decenas en los países limítrofes.

Las altas temperaturas y las abundantes precipitaciones multiplican la presencia y actividad de los mosquitos trasmisores de la enfermedad: el Aedes aegyptis en zonas urbanas (el mismo insecto que trasmite en dengue), y el Haemagogus en zonas de selva son los vectores de la fiebre amarilla en América latina.

En ese sentido se recomienda que quienes vayan a vacunarse contra la fiebre amarilla lo hagan al menos 10 días antes de emprender el viaje, con dos semanas como plazo ideal.

La vacuna es gratuita, su efectividad es por 10 años y no es necesario revacunarse antes de este período.

Se informó que deben vacunarse las personas de entre 9 meses y 65 años que tengan previsto viajar o atravesar zonas de riesgo de fiebre amarilla.

Para los casos que no están comprendidos entre esas edades, es conveniente hacerse una evaluación puntual para evitar posibles efectos adversos de la vacuna.