El titular de la Cámara del Comercio Automotor, Alberto Príncipe, lamentó hoy que el sector no haya podido alcanzar otro récord de ventas, como consecuencia de los efectos negativos que tuvieron la pelea entre el Gobierno y el campo, y la crisis financiera internacional.

"Cuando a principios de año todas las instituciones del sector hacíamos nuestros pronósticos, el escenario era seguir creciendo fuerte", señaló Príncipe.

Explicó que en la comercialización de vehículos usados las proyecciones apuntaban a crecer un 10 por ciento en 2008, es decir, llegar a 1.540.000 unidades, otro año de récord histórico de ventas.

"Pero todas las ilusiones comenzaron a desmoronarse cuando comenzó la crisis entre el campo y el gobierno", señaló Príncipe en una entrevista con Noticias Argentinas.

El dirigente recordó que el campo fue "uno de los sectores que más traccionó en nuestro beneficio. Y en esos tres meses que duró el conflicto, el mercado no creció".

Hasta ese momento, el mercado del auto usado tenía un colchón de preventa de un 15 por ciento, y después del conflicto el colchón se redujo a un 6 ó 7 por ciento, reveló.

Príncipe dijo que "con la llegada de la crisis financiera mundial, ese porcentaje desapareció. Finalizaremos el año con un crecimiento del orden del 3 por ciento (1.440.000 unidades)".

"El mercado está parado. Siempre digo que hay que mirar lo que está haciendo la gente para que nos demos cuenta lo que esta pasando con la economía", indicó.

Con respecto a 2009, dijo que se espera "un mercado de autos usados con un techo como finalizamos el 2008".

"Creemos que el auto usado va a ser uno de los reactivantes del sector. El precio del auto usado volverá a los valores tradiciones, es decir, un 15 o 20% de diferencia entre un 0km y un usado anterior inmediato y de ahí para abajo, el resto de la cadena un 8 o 10% de año modelo por año modelo", dijo el directivo.