Sandro, que pasa los días recluido en su domicilio de la localidad bonaerense de Banfield, dijo que tal vez no vuelva a cantar, ya que tiene parte de las cuerdas vocales "destruidas" luego de las operaciones a las que se sometió por su enfisema pulmonar crónico.

Noticias relacionadas



"Trato en lo posible durante todo el día de olvidarme de cómo estoy. Lo único que me lo recuerda son los tanques de oxígeno que tengo a mi lado y esta cánula que llevo en la nariz, a la que le decimos bigotera, para poder respirar y vivir", afirmó el "Gitano" en dramáticas declaraciones.

"Estoy directamente discapacitado, porque no te podés mover. Mi vida es mi cama, mi puesto en el comedor para leer el diario y de ahí no me muevo", dijo en declaraciones radiales.

El cantante, de 63 años, se expresó en estos términos a menos de un mes de haberse sometido a su último chequeo médico, cuando estuvo internado en el Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento porteño para un control de rutina.

Sandro comentó que la única alternativa que tiene para superar su afección es un trasplante múltiple de pulmones y corazón que "hagan juego" (léase, que provengan de un mismo donante) y que "queden bien" en él.

"Aquí estoy, en la dulce espera (...) Lo que se puede acelerar es pedirle al INCUCAI a ver si ellos también pueden acelerar un poco la búsqueda, porque quiero dejar en claro que la donación no puede ser así porque sí", remarcó.

Necesito un corazón y dos pulmones que hagan juego y que a la vez me queden bien a mí. Hasta ahora no aparece nada. Por ahí Dios se acuerda de mí, pero yo no le pido nada", añadió.

En este sentido, el popular cantante reiteró que se "merece" lo que le está ocurriendo.

"Yo soy el culpable de las condiciones en las que estoy. Yo me lo merezco, yo me lo busqué (...) Yo agarré ese maldito cigarrillo y así está como estoy ahora, que perdí la voz porque cuando me intubaron para hacerme operaciones me destruyeron un poco las cuerdas vocales", señaló.

"No sé si volveré a trabajar o no", aseguró.

El intérprete de "Rosa, Rosa" dijo que en el pasado no se preocupaba por su adicción al cigarrillo porque no afectaba su voz y por eso siguió "para adelante", pensando que ningún impacto iba a tener el tabaco en su salud.

"Ahora estoy hablando y ya me empieza a apretar la garganta", agregó el "Gitano".