El constructor automotor estadounidense Ford ha concluido la reestructuración de su deuda obligatoria para reducirla en casi 10.000 millones de dólares, superando una nueva etapa de su recuperación y acentuando la delantera sobre sus compatriotas General Motors y Chrysler.

Ford anunció el lunes haber reducido su deuda en 9.900 millones de dólares, respecto a los 25.800 millones que debía en diciembre, luego de una oferta de compra de tres emisiones de obligaciones.

La operación permitirá reducir en 500 millones de dólares por año los intereses que paga Ford sobre su deuda, precisó la empresa en un comunicado.

El anuncio de Ford interviene en momentos que los tres constructores automotores estadounidenses están inmersos en una difícil reestructuración dificultada aún más con la caída del mercado doméstico.