...El cantante, compositor y pianista estadounidense Jerry Lee Lewis cumple un nuevo aniversario. The Killer (el asesino) según su apodo, es recordado por grandes y perdurables éxitos como "Great Balls of Fire!".

Jerry Lee Lewis nació en una familia humilde de Ferriday, en Concordia Parish, en el Este de Louisiana. Hijo de Elmo y Mamie Lewis, comenzó a tocar el piano en su juventud junto a sus primos Mickey Gilley y Jimmy Swaggart, posteriormente uno de los primeros teleevangelistas.

Desde su infancia demostró su talento y sus padres hipotecaron su granja para comprarle su primer pisano. Influenciado por la música popular emitida por la radio en programas como "The Louisiana Hayride" o "Grand Ol’ Opry", mezcló los estilos de la época (country, rhythm and blues, boogie-woogie y gospel) para crear el suyo.

Noticias relacionadas

En sus primeros años de adolescencia comenzó a acudir a los guetos negros para escuchar a los cantantes de blues y el 29 de septiembre de 1949 realizó su primera aparición pública en un espectáculo montado por la compañía de automóviles Ford en su ciudad natal, interpretando el tema "Drinkin wine, spoo-dee-o-dee".

En 1952, con sólo 16 años se casó con Dorothy Barton, dos años mayor que él. Y ese mismo año grabó sus primeras canciones: una composición para piano llamada "New Orleans boogie" y un cover de la balada country de Lefty Frizze "Don’t stay away (’til love grows old)".

En septiembre de ese año su madre lo envió a una escuela religiosa de Waxahachie, Texas, para que interpretase música exclusivamente religiosa, pero pronto fue expulsado por tocar una versión de "My God is real" en estilo boogie-woogie.

En 1953, sin divorciarse de su primera esposa, se casó con Jane Mitcham cuando ésta queda embarazada del que sería el primer hijo de Lewis, Jerry Lee Lewis Jr.

En 1954 volvió a grabar, haciendo versiones de canciones country como "If I ever needed you" y "I don’t hurt anymore".[4] En estos primeros años actuó en clubes en Ferriday, Natchez, Mississippi y Nashville (Tennessee).

Al intentar aparecer en The Louisiana Hayride es rechazado ya que según los ejecutivos del programa debía tocar la guitarra y no el piano.

Luego en 1956, después de leer un artículo sobre Elvis Presley en una revista, viajó a Memphis para probar suerte grabando en su misma compañía discográfica, Sun Records.

En ese momento, el dueño de la discográfica, Sam Phillips, se encontraba en un viaje en Florida así que fue Jack Clement quien grabó sus primeras canciones para el sello: una versión de "Crazy arms" de Ray Price y una composición propia llamada "End of the road".

El 4 de diciembre de ese mismo año se produce un acontecimiento histórico cuando en una sesión improvisada en la sede de la compañía, graba varios temas junto a Elvis, Carl Perkins y Johnny Cash.

Bautizados como "Million Dollar Quartet" (El cuarteto del millón de dólares) en un artículo periodístico aparecido días después e inmortalizados en una célebre fotografía con Elvis al piano, la grabación no vería la luz pública hasta décadas después.

Fue en 1957 cuando Lewis alcanzó un éxito masivo con "Whole Lotta Shakin’ Going on". En un principio, Sam Phillips no estaba convencido de grabar esta canción debido a su contenido sexual que la hacía más propia del gusto del público negro, pero finalmente acepta y se graba como cara B de un sencillo que incluía como tema principal It’ll be me.

"Whole Lotta shakin’" fue tocada en vivo por primera vez en un bar de Arkansas el 22 de febrero e impresionó tanto al público que la tuvieron que repetir veinticinco veces en la misma noche. Por su alto contenido sexual, excesivo para la sociedad de la época, fue censurada en muchos programas de radio y televisión.

Después de no ser admitida en The Ed Sullivan Show, calificada de inmoral, la presenta en The Steve Allen show, gracias al cual alcanza el número uno en las listas de country y R&B y el tercer puesto en las de pop, llegando a vender seis millones de copias en todo el mundo.

Tras el éxito espectacular del sencillo, el escritor de canciones Otis Blackwell, que ya había trabajado para Elvis, compone junto a Jack Hammer el que sería el tema de mayor éxito de la carrera de Lewis, "Great Balls of Fire!".

No obstante, Sam Phillips tuvo que convencer al cantante para grabar la canción ya que Jerry rehusaba debido a su contenido blasfemo. El tema logra un gran éxito a nivel mundial y es número 1 en las listas de Estados Unidos y Reino Unido.

En esa época se produce la que quizá sea la anécdota más conocida en la carrera de Jerry Lee Lewis, origen de su fama de artista problemático que le daría su apodo de "The Killer": en una actuación en el Brooklyn Paramount Theatre de Nueva York, Lewis fue asignado como telonero de Chuck Berry.

Como protesta, subió al escenario con una botella de gaseosa llena de gasolina con la que, mientras interpretaba "Great Balls of Fire!", prendió fuego al piano. Al terminar de tocar le dijo a Berry Supera negro.

En el verano de 1958 Lewis se convirtió en el músico con más éxito del momento gracias a dos temas más: "Breathless" y "High School Confidential".

Luego de alejarse de los escenarios por un escándalo y por problemas personales, intentó sin éxito sacar un nuevo álbum en 2004, pero el disco apareció finalmente, el 26 de septiembre de 2006 con el título de Last Man Standing e incluyó 21 duetos con leyendas vivas como Little Richard, Chris Isaak o Mick Jagger.

En 2007 sacó un DVD en vivo de su álbum y vendió más de 500.000 copias. En 2008 actuó en la entrega de los premios Grammy, en el Capitolio de los Estados Unidos y en una gira por Inglaterra.

Mientras que en 2009 Jerry Lee Lewis editó un álbum con los Rolling Stones como banda invitada.