Marcelo García

El dirigible nazi Graf Zeppelin sobre la Sedalana en Buenos Aires: ¿Visita de cortesía o espionaje?

En 1934 la Ciudad de Buenos Aires miró al cielo y se maravilló ante la llegada del impresionante dirigible alemán Graf Zeppelin. Pero detrás de la visita de la gigantesca nave voladora se escondía un secreto: hacer contacto con referentes del Partido Nazi en la Argentina. Esto también sucedió cuando se detuvo por largo rato sobre la Sedalana, una de las más importantes empresas para los nazis en el país y toda Sudamérica.

El Proyecto A119: una bomba atómica contra la Luna

La Guerra Fría entre los Estados Unidos y la Unión Soviética tuvo epsiodios y hechos pocas veces antes iamginados. Entre ellos, también se pensó en un delirante proyecto que contemplaba -ni más ni menos- que bombardear el satélite natural de la Tierra para amedrentar al bando contrario. Salió de la mente de los norteamericanos y también involucró a un joven Carl Sagan.

Heini, el lanchero nazi del Río Paraná

Entre 1941 y 1943, la Comisión Especial Investigadora de Actividades Antiargentinas que integraron varios diputados del Congreso de la Nación, sacó a la luz un sin fín de documentos y denuncias que expusieron las actividades del Partido Nazi en el país. Uno de esos informes se centró en un curioso lanchero de la zona del Río Paraná, que -muy orgulloso- lucía la bandera con la Cruz Esvástica en su embarcación.

El aventurero alemán Günther Plüschow y su mirada sobre la Argentina de 1928: "¡Pobre Europa!"

En 1928 Günther Plüschow llegó a la Argentina y describió la increíble riqueza y el lugar privilegiado que ocupaba por entonces el país en el concierto mundial de las Naciones. Leer lo que pensaba y comprobar la triste realidad que hoy nos toca vivir, hiela la sangre, hasta los límites mismos del espanto e incluso la bronca. ¿Quién sabe dónde se dio el mal paso? Esta es una pequeña pintura que muestra la dramática caída de la Argentina en poco más de 90 años.

La duda que incendia a Estados Unidos: ¿Trump mataba terroristas y Biden hace caso a los talibanes?

La retirada de las tropas estadounidenses de la sitiada Afganistán puso en el ojo del huracán a Joe Biden, el presidente de los Estados Unidos. Acusado por propios y extraños de ser un títere del terrorismo y el hombre que aceptó mansamente la "gentil invitación" de los talibanes de abandonar la zona más caliente del mundo o perecer, ¿quién puede asegurar que terminará su (ya) agitado mandato? Varios quieren sacárselo de encima.