Guerra

China va a la guerra

Los intereses son intensos, no solo el relativo a las finanzas (controlar la economía es el dominio totalitario de las personas y los pueblos), sino cultural (este último no puede dejar de considerarse ni menospreciarse).