ALERTA: La Argentina reconocerá a Juan Guaidó como presidente de Venezuela

LA PASIÓN DE MARCOS Y VICTORIA

Así termina Dulce Amor... y habrá una segunda parte

El gran éxito de Quique Estevanez llega a su fin con un anuncio inesperado. ¿Qué pasará con las historias de la novela? Conocé todos los detalles en la nota.
Jueves 11 de abril de 2013

Dulce Amor fue el otro gran éxito de Telefe y en pocos días llega a su fin la historia de amor de Marcos y Victoria que... continuará en 2015.

Sí, leíste bien. Quique Estevanez está tan feliz con la recepción que tuvo su telenovela, que ya tiene en los planes retomar la tira en dos años con Carina Zampini y Sebastián Estevanez a la cabeza de un gran elenco que conquistó a la audiencia.

Vamos por parte. La tira termina el lunes 29 de abril con un final a lo grande, con fiesta en teatro como suele pasar con los últimos capítulos de los novelas y comedias éxitos de la tv.

“El éxito hizo que pasáramos de 150 a 300 capítulos”, confesó Estevanez padre. “Tuvimos un promedio de 18 puntos de rating y en estas tres últimas semanas que quedan seguramente vamos a superar los 20 puntos, lo que habla a las claras de la gran aceptación que tuvimos por parte del público”, agregó.

El creador de Dulce Amor ya anunció que habrá un final feliz para la historia de Victoria Bandi (Carina Zampini) y Marcos Guerrero (Sebastián Estevanez), pero sin bodas ni embarazos. Él, decide poner punto final a la relación con Luciana (Vanesa González) para volver a los brazos de su amada, que ya empezó a recordarlo y a sentir la pasión, otra vez.

Mientras que Julián Giménez (Juan Darthés) vivirá el recuerdo de Natacha Bandi (Calu Rivero) que hará tambalear su nueva relación con Gisella (Florencia Ortiz). Pero este nuevo amor será más fuerte para seguir adelante.

La otra Bandi, Brenda (Rocío Igarzábal) le perdonara a Lucas (Nicolás Riera) su affaire con la dueña de la empresa discográfica, Analía Méndez (María Zamarbide). Flor (Micaela Vázquez) divide sus días entre su hijo Benjamín y el amor que empezó a sentir por un amigo.

Elena (María del Carmen Valenzuela) y Pepe (Arturo Bonín) se darán una nueva oportunidad a vivir su gran amor de la juventud. Emilio (Jorge Sassi), será el impulso para que su ex jefa se anime a ello. Claro está, será una gran noticia para Victoria que quiere ver juntos a sus padres.

Mientras que Isabel Fontana de Guerrero (Georgina Barbarrosa) apuesta al amor del comisario Somoza, tras llorar la muerte de Clemente (Cacho Castaña).

¿Qué pasará con los malos? Se sabe que no habrá muertes, pero alguno recibirá condena por su accionar. Falta saber si será Lorenzo Amador (Pedro Segundo Cernadas), Francisco Montalbán (Gerardo Romano), Ángeles Green (Sol Estevanez), Gabriela Ahumada (Laura Novoa) o Santiago Barrios (Christian Sancho). Estando presos, podrín salir en 2015 cuando se retome la historia dentro y fuera de Golosinas Bandi.

Sin embargo, las dos malas de la novela, Gaby y Angie, podrían tener otro destino: el manicomio. Una fuente cercana al autor de la tira dijo a revista Semanario que “en un momento se pensó que el mejor final para el personaje de Novoa era que se suicidara, pero a Enrique la idea no le gustó ni medio porque no quería que corriera sangre”. Dudas y misterio que se revelarán el 29 de abril.

EL FINAL, SOBRE LAS TABLAS

El último capítulo de Dulce Amor se verá en pantalla gigante en el Teatro Gran Rex. Será la ocasión donde el público estará cerca de sus personajes favoritos de la telenovela como Marcos, Victoria, Julián, Brenda, Lucas y todos.

Ocurrirá algo similar a lo vivido con ficciones exitosas como Graduados, Vidas Robadas, Resistiré y El Elegido, entre tantas otras.

Sin acomodos, ni nada, quienes quieran tener su ticket deberán acercarse entre el 15 y el 25 de abril, de 10 a 22, al teatro ubicado en Av. Corrientes 857, para llevarse dos pases, como máximo por persona.

SEGUNDA PARTE

Quique Estevanez está tan feliz por el éxito de Dulce Amor, que quiere hacer la segunda parte y anunció que será en 2015, para alegría de sus seguidores que todos los días le dejan mensajes a los actores en sus Twitters.

“No hay más capítulos porque consideramos que ya era tiempo de darle un final antes de que la historia comenzara a ser repetitiva y cansadora. Como en la guerra, soldado que huye sirve para otra batalla”, dijo el autor.

En dos años, se dará la otra batalla: “Lo mejor que le puede pasar a esta novela para que no pierda interés es dejarla descansar por un tiempo para entonces sí volver con todo”. Habrá que ver si el público responde de la misma manera porque se sabe que segundas partes no siempre son buenas. Sin embargo, Estevanez acepta el desafío.

Por Claudia Seta

@setaclaudia