Julián Domínguez estuvo en la Santa Sede con Francisco

“La doctrina social de la iglesia triunfa como corriente en Latinoamérica", dijo el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación al participar de la histórica canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII en Roma.
Domingo 27 de abril de 2014
El presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Julián Dominguez estuvo presente en la histórica canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII, en el Vaticano.

"Cómo está Cristina" preguntó el pontífice a modo de saludo ante la delegación argentina.

Al finalizar la ceremonia, Julián Domínguez afirmó ante los medios que: “La doctrina social de la iglesia triunfa como corriente en Latinoamérica, porque se consolida el humanismo social como corriente filosófica: se pasa de la mercantilización de la economía a la economía al servicio del hombre", al participar de la histórica canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII en Roma.

Asimismo, el titular de la cámara baja nacional destacó, parafraseando al padre Carlos Mujica: “La política es vocación de servicio, el que no vive para servir no sirve para vivir”.

Al tiempo que agregó: “Francisco recuperó el espacio de las cosas comunes para la argentina. Y nuestro país, bajo la conducción de la Presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, tomó una dimensión internacional a partir de las autonomías de las decisiones y de promover las capacidades nacionales".

Por otro lado, Domínguez sostuvo también que hay "una apuesta por Argentina, su origen como estado nacional y su destino histórico".

En el llamado "domingo de los cuatro papas", Juan Pablo II y Juan XXIII fueron proclamados santos en una ceremonia multitudinaria en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

Participaron de la comitiva nacional el canciller Héctor Timerman; los diputados Federico Pinedo y Sergio Bergman (PRO); el titular de la UCR, Mario Barletta y el Secretario de Culto, Guillermo Olivieri.

También estuvieron Sergio Casas, vicegobernador de La Rioja y el presidente de la Cámara de Diputados de La Rioja, Luis Orquera.