Jugadores argentinos quieren irse por la delicada situación social

Viernes 2 de mayo de 2014
Alejandro "Papu" Gómez, Sebastián Blanco, Juan Manuel Torres y Cristian Villagra, los futbolistas argentinos que juegan en el Metalist, pidieron al club que les allane el camino para dejar la institución a fin de esta temporada producto de la delicada situación social y política que sufre Ucrania, por el conflicto territorial y bélico con Rusia.

En una situación similar se encuentran José Sosa, Jonathan Cristaldo y Marco Torsiglieri, que se encuentran a préstamo en Atlético Madrid, Bologna y Almería respectivamente y, si sus clubes no ejecutan las opciones de compra, deberían volver a Ucrania.

De los siete futbolistas, el único que se queda sin contrato es el exRacing "Chaco" Torres y, por ende, los otros seis tendrán que consensuar una salida con el Metalist.

El club está ubicado en la ciudad de Jarkov, la segunda más grande de Ucrania, y que en los últimos días quedó en el centro de la escena por el ataque a balazos que sufrió su alcalde Guennadi Kernes, en plena vía pública y que lo dejó internado en grave estado.

"Sé por los agentes de los jugadores que ellos van a querer cambiar de aire. Si bien la idea es retenerlos, se les dijo que traigan ofertas y si son convincentes, serán vendidos", expresó Ricardo Giaccone, representante del Metalist en Argentina, a la agencia Noticias Argentinas.

Con respecto a un posible regreso a Argentina de alguno de los futbolistas, como Sebastián Blanco, que siempre es pretendido por Lanús, Giaccone fue claro: "Siempre que lo quisieron fue a préstamo y la postura nuestra es que, si se va algún futbolista, es a través de una venta".

La violencia en Jarkov, la ciudad de donde es el Metalist, tuvo el lunes pasado el punto máximo cuando fue baleado su alcalde Guennadi Kérnes.

Facundo "Chuky" Ferreyra, el otro argentino que está jugando en Ucrania, no tiene una postura tomada con respecto a su continuidad en el Shakhtar Donetsk más allá.

El primer futbolista en dejar el fútbol de ese país fue Pablo Fontanello, quien rescindió su contrato cuando estalló el conflicto con Rusia con el Chernomorets Odessa y en la actualidad se encuentra en el fútbol de Noruega.