El uso indiscriminado de antibióticos

Viernes 9 de mayo de 2014
Los antibióticos son útiles solamente para las bacterias. Hay cuatro grupos de gérmenes que nos enferman: las bacterias, los virus, los hongos y los parásitos. El primer antibiótico que se descubrió importante fue la penicilina, en 1930, y desde el 86 que no descubrimos nuevos antibióticos.

El uso indiscriminado de los antibióticos ha hecho que los gérmenes se vuelvan resistentes y cada vez tenemos menos eficacia. Sube la resistencia a niveles muy preocupantes que en algunos casos van desde el 30 al 70 por ciento. El alerta es porque se cree que en un tiempo no serán útiles para combatir enfermedades cada vez más graves y resistentes.

Tenemos tres problemas grandes: uno es la automedicación, la gente googlea si tiene fiebre, y se toma un antibiótico, y habitualmente las gripes son virales, con lo cual los antibióticos no son necesarios. Como vos ingerís ese antibiótico, las bacterias normales del cuerpo tienen memoria y aprenden cómo resistir.

Otro problema es que los enfermos van al hospital, ese lugar termina siendo el lugar con mayor cantidad de bacterias. ¿Cuáles sobreviven? Las que son más resistentes, entonces los enfermos que van por una apendicitis y se pescan una bacteria que han resistido a todos los antibióticos.

El tercer problema, muy grave, es el uso que estamos haciendo del ganado vacuno, criarlos en feet lof, o los pollos que están hacinados. Todos esos criadores les están dando antibióticos para que no se infecten los pollos o las vacas, con lo cual están haciendo una selección de bacterias tan importantes que cuando ingerimos alimentos contaminados, ellos tienen gérmenes resistentes.

Habría que hacer tres cosas en el futuro para terminar con esto. Primero advertir a la población que la automedicaciópn no sólo te complica a vos, sino a tus hijos y nietos porque vas a generar bacterias más resistentes.

Segundo que no sea de venta libre el antibiótico y que sea con receta de un médico que te revisó y te prescribió el antibiótico selectivo. Nosotros eso lo llamamos antibriograma, que es hacer un cultivo y averiguar qué germen tenés, y con qué antibiótico tratarlo. Si te doy algo de alto espectro es como matar una hormiga con un camión. Tengo que ser selectivo.

La otra cosa importante es que hay que invertir más dinero en descubrir nuevos antibióticos para que las infecciones que estábamos eliminando no vuelvan a combatir a la población.

Recordemos una cosa simple. Gracias a lo antibióticos y la medicación, el promedio de vida que hace dos siglos era de 30 años, hoy está en 65. Si las infecciones nos volvieran a combatir tendríamos un serio problema.