Francisco dice que los "santos de lo cotidiano" tienen el don de la fortaleza

Habló de todos aquellos momentos difíciles en las que el don de la fortaleza se manifiesta y recordó que en la actualidad hay muchos que no tienen miedo de dar su vida por continuar fieles al Señor.
Miércoles 14 de mayo de 2014

El papa Francisco, en la catequesis de la Audiencia General, se refirió al cuarto don del Espíritu Santo, el de la fortaleza, y dijo que los "santos de lo cotidiano" están impregnados de él y pueden seguir adelante.



En un mensaje destinado al mundo entero, Francisco explicó que "con el don de la fortaleza, el Espíritu Santo libera el terreno de nuestro corazón del entumecimiento, de las incertidumbres y de todos los temores que pueden pararlo, para que la Palabra del Señor se ponga en práctica, de forma auténtica y alegre".



El Papa, según consignó el servicio de información del Vaticano (VIS), habló de todos aquellos momentos difíciles y situaciones extremas en las que el don de la fortaleza se manifiesta de manera extraordinaria y recordó que en la actualidad hay muchos que no tienen miedo de dar su vida por continuar fieles al Señor y a su Evangelio, y cómo la Iglesia resplandece con estos testimonios.



"Todos conocemos personas que han vivido situaciones difíciles, de mucho dolor. Pensemos en esos hombres y mujeres que llevan una vida difícil, luchan para sacar adelante la familia, educar a los hijos: hacen todo esto porque el espíritu de la fortaleza les ayuda. Estos hermanos y hermanas son santos, santos de lo cotidiano, santos escondidos en medio de nosotros", dijo.



Expresó que se trata de quienes "tienen el don de la fortaleza para llevar a cabo su deber como personas, como padres, madres, hermanos, hermanas y ciudadanos. Y nos vendrá bien pensar en esta gente: Si ellos hacen todo esto, si ellos pueden hacerlo ¿Por qué yo no? Nos vendrá bien pedir al Señor que nos dé el don de la fortaleza".



"No hay que pensar que el don de la fortaleza sea necesario sólo en determinadas ocasiones o situaciones. Este don debe constituir la nota de fondo de nuestro ser cristiano, en lo habitual de nuestra vida cotidiana".



Por este motivo, Francisco recordó la frase del apóstol Pablo y destacó que el Señor está siempre con nosotros: "Puedo hacer todo a través de Él que me da la fortaleza".