VIVO - SESIÓN: H. Cámara de Diputados de la Nación

Tevez y 29 más: ¿Estamos todos?

Jueves 15 de mayo de 2014
Un puñado de días nos separa de la Copa del Mundo y a esta altura imaginábamos un río menos revuelto. Es cierto, el final de la novela Tevez era tan cantado como la peor película triple X y a pesar de todo, empezaron las polémicas, el pedido de explicaciones, las respuestas poco convincentes … ¿Acaso no era sabido que sólo un milagro metería a Carlitos en la lista de los treinta preseleccionados ? Pero claro, a esta altura los bandos cominezan a dividirse (inevitable mal argento) y cada resquicio de duda es un campo enorme para la crítica artera. No creo que haya futbolero en el mundo que pueda desconocer las virtudes del hombre de Fuerte Apache, pero también es cierto que quien sostenga que la de decisión de Sabella (¿de Sabella?) está relacionada con el juego se equivoca de punta a punta.

Un Mundial son siete partidos y cuarenta días de convivencia las veinticuatro horas. Allí habrá que buscar el porque de la no inclusión del ex Boca. En esa balanza, varios ponen sus manzanas. Desde la dirigencia, no ven bien las declaraciones post ciclo Maradona, desde el grupo, algunas actitudes de tiempo atrás y desde el cuerpo técnico, una amenaza constante de pedido popular en caso de que no lleguen los resultados esperados. Un combo demasiado explosivo y riesgoso para una selección que hizo un culto del perfil bajo, aunque de la boca para afuera las excusas sobren.

Carlitos no será ni el primero ni el último en perderse un mundial injustamente. Habrá que preguntarle a Bilardo por qué se privó de los servicios del por entonces goleador de la Liga Italiana, Ramón Dìaz, en Italia 90. O por qué Riquelme y Saviola se quedaron sin pasaje para Corea – Japón en 2002 o Pekerman desestimó a la Bruja Verón cuatro años después o Diego le bajó el pulgar al Pupi Zanetti y al Cucho Cambiasso y sí sumó al Chino Garcé...

Tal vez en medio de tanto rumor cruzado, el único que supo poner paños frios fue el propio jugador. Desde Turín, donde acaba de ser campeón y goleador con la Juventus, Carlitos pidió la unión de la Patria Futbolera y reconoció que nunca fue parte de este proceso. Con el barrio Ejército de Los Andes de fondo su frase dice más que mil columnas “Para los que se ilusionan con que mi ciclo ha terminado no se olviden que... Vengo de un lugar donde decían que triunfar era imposible”

En definitiva, siete partidos serán los jueces de una historia que se sigue escribiendo y que amenaza con tener aún varios capitulos por delante. Por lo pronto somos los que somos y como siempre nos preguntamos: ¿estamos todos?