Por problemas de luces, GM retira 2,7 millones de autos

La automotriz General Motors espera que la medida, adoptada por problemas en la luz trasera de los vehículos, le represente un cargo de US$ 200 millones. Los modelos afectados incluyen al Chevrolet Malibu, el Pontiac G6 y el Saturn Aura.
Viernes 16 de mayo de 2014
General Motors Co dijo que llamó a revisión casi tres millones de vehículos a nivel mundial, y que espera que la medida le represente un cargo de hasta US$ 200 millones.

La automotriz más grande de Estados Unidos, que aún lidia con las consecuencias de un retiro por interruptores defectuosos relacionados con al menos 13 muertes, dijo que el mayor de los cinco nuevos llamados a revisión incluía más de 2.7 millones de coches fundamentalmente con problemas en la luz trasera.

Los modelos cubiertos en ese llamado incluyen a automóviles Chevrolet Malibu, Pontiac G6 y Saturn Aura.

Los otros cuatro llamados incluyen modelos Malibu, el deportivo Chevy Corvette, Cadillac CTS y camiones y vehículos utilitarios. La mayoría de los autos afectados fueron vendidos en Estados Unidos.

GM dijo que las nuevas medidas eran resultado de un mayor foco de la compañía en cuestiones de seguridad luego del llamado a revisión de 2.6 millones de autos por un interruptor defectuoso.

“Hemos redoblado nuestros esfuerzos para llevar a cabo y resolver las actuales revisiones en proceso y también hemos identificado y analizado problemas recientes en vehículos que requieren acción”, dijo el jefe de seguridad automotriz global de GM, Jeff Boyer, en un comunicado.

En lo que va del año, GM llamó a revisión casi 12.8 millones de vehículos en todo el mundo, superando los 9 millones en los cinco años previos.

Boyer indicó en una entrevista que la empresa se ha concentrado en la frecuencia y gravedad de cualquier problema potencial. Y añadió que GM continúa estudiando cómo manejar los llamados a revisión para mejorar el proceso.

La compañía es investigada por reguladores de seguridad, el Congreso, el Departamento de Justicia y la SEC de Estados Unidos por su manejo en el caso de los interruptores defectuosos, que los ingenieros detectaron por primera vez en 2001.

La automotriz ha sido criticada por no identificar la parte fallada y retirar los vehículos mucho antes. GM está realizando su propia investigación interna sobre el manejo del tema, que espera completar dentro de las próximas dos semanas.

La firma de Detroit dijo que prevé un cargo de hasta US$ 200 millones en el segundo trimestre, fundamentalmente por el costo de reparaciones relacionadas con el retiro anunciado en ese período. En el primer trimestre, GM tuvo un cargo de US$ 1,300 millones en su mayoría ligado al llamado a revisión por el interruptor defectuoso.

De los 2.99 millones de vehículos llamados a revisión el jueves, más de 2.7 millones fueron vendidos en Estados Unidos, más de 201,000 en Canadá, más de 1,200 en México y más de 76,000 se exportaron a otros países.