Los pibes de Boca ganaron y alcanzan el subcampeonato

Derrotaron 1 a 0 a Gimnasia y Esgrima La Plata que llegaba con remotas chances de consagrarse campeón. El gol del “Xeneize” lo hizo Acosta. Los de Bianchi cierran una campaña de 32 puntos y 61 en el año.
Domingo 18 de mayo de 2014
ProBoca Juniors venció hoy 1-0 a Gimnasia y Esgrima como visitante en lo que constituyó su quinta victoria consecutiva, resultado que le permitió alcanzar un impensado segundo puesto en el torneo Final compartido con Estudiantes y Godoy Cruz.

A su vez, Boca quedó con chances de ingresar a la Copa Libertadores 2015, para lo cual tendrá que esperar hasta mañana cuando jueguen San Lorenzo y Vélez.

Gimnasia, que llegó a la última fecha buscando el milagro de su primer título en la era profesional, terminó desmoronándose.

Luciano Acosta marcó el único gol en el primer tiempo para definir un encuentro carente de atractivos en el que a Gimnasia le pesó haber quedado con escasas posibilidades de ser campeón, mientras que Boca, con más suplentes que titulares, se llevó más de lo que le correspondía.

En un primer tiempo deslucido, con muchas imprecisiones y pelota mal tratada por los dos lados Boca aprovechó la única oportunidad que tuvo para ponerse en ventaja.

Fue a los 13 minutos cuando un rebote tomó a la defensa de Gimnasia saliendo, Acosta se escapó por la derecha y definió a la perfección por encima de la salida de Fernando Monetti.

Pasados los 20 minutos Gimnasia presionó mejor, se situó en campo rival y tuvo algunas oportunidades.

A los 21, tapó Emanuel Trípodi ante Licht, dos minutos mas tarde nuevamente tapó el arquero de Boca, quien desvió a corner un cabezazo de Maximiliano Meza y a los 24, Mussis ejecutó un tiro libre bajo desde la derecha, por detrás de todos apareció Juan Carlos Blengio y remató desviado.

Pasada la media hora, Boca equilibró en cuanto a la posesión del balón, pero fue Gimnasia el que llegó dos veces más. Primero a los 39 con una acción de Lucas Licht por izquierda y remate a primer palo que desvió Trípodi, y a los 43, con una aparición de Rodrigo Contreras por derecha, con disparo desviado sobre el palo más cercano.

Si el primer tiempo fue de poco relieve peor resultó el segundo, plagado de interrupciones, con un Gimnasia que nunca encontró el camino para llegar con claridad hasta Trípodi y Boca tampoco fue preciso para aprovechar todas las situaciones de contraataque que tuvo.

La única acción para Gimnasia llegó en el minuto 3, con un cabezazo desviado de Blengio, después de un tiro libre de Mussis, el mejor en el local.

Boca pudo haber aumentando a los 7, con un remate desviado de Sánchez Miño en muy buena posición; a los 31, cuando Monetti rechazó un cabezazo del propio Sánchez Miño; y ya en tiempo agregado cuando Colazo, sin arquero, porque Monetti había ido a cabecear al campo rival, desvió el remate con el arco a su disposición.