Sigue el caos en Brasil: hay huelga de transporte

Miércoles 21 de mayo de 2014
Miles de personas quedaron sin transporte a raíz de una huelga de buses en San Pablo, sede del partido inaugural del Mundial-2014, mientras policías civiles pararon por salarios y seguridad en varios estados de Brasil.

San Pablo, la mayor ciudad del país con 20 millones de personas en su área metropolitana, estaba sumergida en el caos en su segundo día de huelga de los choferes de bus, a solo 22 días del inicio del Mundial.

"Es lamentable (...) una huelga imprevista, no anunciada, una irresponsabilidad con el ciudadano", dijo Gilberto Carvalho, ministro jefe de la Secretaría de la Presidencia.

Varios buses fueron incendiados el martes, cuando empezó la huelga por mayores salarios. Las unidades de cinco empresas de buses no están operando y muchas de ellas fueron estacionadas en avenidas importantes, complicando aún más el caótico tránsito de la capital financiera de Brasil.

Los trenes operaban normalmente pero estaban colapsados por el número de usuarios, que enfrentaban una verdadera batalla campal para abordarlos.

"Esperamos que haya sentido común, que en la medida en que va llegando la Copa, esas protestas se reduzcan", indicó Carvalho.

Al acercarse el Mundial y las elecciones generales de octubre, varias huelgas sectoriales y protestas sociales han estallado en Brasil.

En siete estados de Brasil y el Distrito Federal, los policías civiles -responsables de las investigaciones penales- iniciaron una paralización de 24 horas que exige mejoras salariales y reformas a la política de seguridad del país, que según el sindicato que los agrupa es un "caos".

Un 30 por ciento de los funcionarios trabaja para atender las emergencias. En Rio de Janeiro, las denuncias eran atendidas con normalidad, informó el canal Globo News.

En total 16 de los 27 estados de Brasil apoyan el movimiento, aunque no todos se paralizaron sino que organizaron marchas o asambleas en las propias comisarías, informó a la AFP el sindicato Cobrapol.

Manifestaciones en Brasilia y Rio fueron convocadas para la tarde.

La policía militar, responsable del orden público, no se sumó a las medidas.

Por ley, la policía militar no puede hacer huelga, aunque en ocasiones la norma es incumplida.

La semana pasada una ola de saqueos y destrozos en varios comercios sacudió Recife (Pernambuco, noreste), después de una huelga parcial de la policía militar en esta ciudad sede de la Copa.