Diputados sancionó ley para fomentar el trabajo registrado

En una sesión de casi doce horas, se convirtió en ley el proyecto enviado por el oficialismo para luchar contra la informalidad laboral por medio de beneficios impositivos a los pequeños y medianos empleadores. La iniciativa tuvo el aval del oficialismo y sus aliados así como también de la mayor parte de los bloques de la oposición. Así, la iniciativa cosechó 227 votos a favor, tres en contra y cuatro abstenciones.
Miércoles 21 de mayo de 2014

El diputado y miembro informante del oficialismo, Héctor Recalde, señaló que "esta es una ley que propicia que se cumplan las leyes que existen" y afirmó que la propuesta implica "un cambio copernicano" porque "se busca proteger a los distintos porque no se puede diferenciar entre los iguales. Las empresas son distintas y a eso apunta este proyecto". En ese sentido recalcó que las microempresas de hasta 15 trabajadores gozarán de un descuento del 100 por ciento en contribuciones patronales por cada empleo nuevo que creen durante el primer año. En cambio el descuento será del 50 por ciento para las microempresas de 16 a 80 integrantes, y del 25 por ciento para las que empleen más de 80 personas.

"Cuando aprobemos este proyecto vamos a dar un paso cualitativamente al futuro; pero no nos cerramos con esto que tiene que ver con la igualdad y la inclusión", recalcó Recalde y advirtió que "nos podemos equivocar, pero nadie puede negar la dirección que se imprime desde el 2003. El rumbo que tiene este proyecto nacional, popular, democrático y latinoamericano todo el mundo lo sabe (...) Tenemos el convencimiento absoluto, porque nos guían Perón Evita y Néstor (Kirchner), y por eso sabemos que lo que estamos haciendo. Gracias a ellos tres".

En esa misma línea el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, consideró que "los trabajadores son la razón de ser de nuestra identidad política. Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner siempre caminaron al lado de los sueños del movimiento obrero, como lo hizo Perón. Nos enorgullece que la tasa de desempleo actual sea una de las más bajas en los últimos 20 años, pero también tenemos que garantizar que los trabajadores accedan a todos sus beneficios, y eso es lo que esta ley viene a regular".

"Con esta herramienta se espera formalizar en los próximos dos años a 650 mil asalariados no registrados" advirtió Domínguez.

Otra muy distinta fue la posición del FIT. El diputado Néstor Pitrola rechazó la baja de los aportes patronales, negó que avanzar por ese camino sirva para luchar contra la informalidad y cargó con dureza contra el ministro de Trabajo, Carlos Tomada y la "burocracia sindical".

Pitrola recordó las fuertes exenciones impositivas a los empleadores que se implementaron en los '90 que, aseguró, no se vieron reflejadas en la creación de nuevos empleos. "No hay ningún motivo para que esta ley vaya a mejorar la situación", disparó.

Por su parte el diputado del PRO, Federico Sturzenegger, expresó el apoyo en general de esa fuerza al proyecto aunque adelantó el rechazo a algunos de sus artículos. En ese sentido aseguró que "la baja de aportes está en el centro de la informalidad", por lo que pidió "bajar los impuestos al trabajo para tener mayor formalidad". Mientras que su compañero de bancada, Pablo Tonelli, cuestionó "el monto excesivo de las multas".

El proyecto crea el Registro Público de Empleadores con sanciones laborales que incluirá a todas las empresas que no registren a sus trabajadores, que contraten a niños o adolescentes fuera de los límites legales y que incurran en trata de personas para el trabajo forzado.

La iniciativa también crea un Régimen Especial y Permanente de Contribuciones a la Seguridad Social para Microempresas de Menores Niveles de Productividad y Competitividad. Ese régimen abarca a empresas que tienen hasta cinco trabajadores, que no son sociedades anónimas y tienen un cierto nivel de facturación anual. Para ellas habrá una reducción en las contribuciones patronales de hasta un 50 por ciento de manera permanente y un límite en las cuotas que pueden cobrar las ART en ese sector.

Las empresas de hasta 15 trabajadores van a tener un régimen transitorio para la creación de nuevos puestos de trabajo que van a tener una disminución de cargas sociales; en tanto que habrá otra escala para las empresas que tengan entre 17 y 80 trabajadores y más de 80 empleados.