Murió el matrimonio asaltado y prendido fuego: 2 hijos graves

La nena, de 12 años, tiene quemaduras en el 85% del cuerpo, y su hermano en el 80%. Otro de los hermanos se salvó por no estar en la casa en el momento del hecho.
Martes 27 de mayo de 2014
Un empresario y su esposa murieron, mientras que los dos hijos de la pareja, entre ellos una niña de 12 años, permanecían en estado muy grave luego de ser asaltados y prendidos fuego en el marco de un asalto ocurrido en una vivienda de la localidad misionera de Panambí.

El violento hecho, que conmocionó a la localidad de siete mil habitantes situada en la frontera con Brasil, se registró el domingo pasado en la casa del empresario maderero Carlos Knack, de 43 años.

Tanto el empresario como su esposa Graciela Mabel Mojfiuk, de 42 años, y dos de los tres hijos de la pareja, un joven de 25 años y su hermanita de 12, fueron maniatados e incendiados delincuentes que entraron a la casa.

La mujer murió en el acto, mientras que Knack y sus hijos resultaron con graves heridas, y la muerte del empresario se produjo en la madrugada de este martes, indicaron fuentes policiales y medios locales.

Un tercer hijo de la pareja, un joven de unos 20 años, se salvó porque se había ausentado para llevar a su novia a la casa.

Según informó el intendente de Panambí, Rosendo Fuchs, la niña tenía quemaduras en el 85 por ciento del cuerpo y su hermano en un 80 por ciento, por lo que la situación de ambos era desesperante.

Si bien por el momento no se conocían las causas del ataque y la crueldad con la que fue concretado, el jefe comunal deslizó que la familia había recibido un pago de 450 mil pesos por la venta de madera en los últimos días.

"Somos una comunidad muy pequeña, en el límite con Brasil. Esto que sucedió es novedad, siempre lo veíamos en las noticias. Es algo conmocionante por la forma en la que se produjo el asalto y por la violencia utilizada, el ensañamiento con la familia",
sostuvo Fuchs en diálogo con un canal de noticias porteño.

De acuerdo con la información difundida por el sitio Misiones On Line, en la casa se había celebrado un cumpleaños hasta las 18:00, por lo que se sospecha que los asaltantes esperaron que se retiren los invitados para cometer el golpe.

La Policía estima que los delincuentes ataron a los integrantes de la familia, lograron hacerse del dinero que había cobrado el emprersario y decidieron asesinarlos de una forma cruel al arrojarles un colchón rociado con combustible, mientras permanecían atados.