Bancarios pararán jueves y viernes en la última hora

Es para exigir la derogación del Impuesto a las Ganancias y repudiar la "represión de empleados bancarios en Tucumán" que reclamaban la reincorporación de sus compañeros despedidos. En el marco de un plan de lucha que se puso en marcha el mes pasado, La Asociación Bancaria redobla la apuesta y busca realizar paros progresivos.
Martes 10 de junio de 2014
La Asociación Bancaria convocó a un paro nacional para este jueves y viernes durante la última hora de atención al público para exigir la derogación del Impuesto a las Ganancias y repudiar la "represión de empleados bancarios en Tucumán".

En el marco de un plan de lucha que se puso en marcha el mes pasado, la organización redobla la apuesta y busca realizar paros progresivos.

Si el conflicto no es solucionado, los bancarios evalúan llevar a cabo esa misma medida de fuerza la semana próxima, pero con la posibilidad de que el cese de actividades se extienda por dos horas.

No obstante, la definición del presunto endurecimiento de las medidas de fuerza serán concretadas luego del viernes 20 de junio.

Así, el reclamo que será previo al fin de semana largo tiene la intención de continuar con las huelgas por los despidos y la represión en Tucumán, conflictos que aún no fueron solucionados.

Por su parte, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, en su habitual conferencia de prensa matutina, aseguró que mantiene reuniones con dirigentes bancarios para poder evitar la huelga anunciada, aunque fuentes de la Bancaria ratificaron a NA la protesta.

La organización recordó mediante un comunicado que el año pasado el Ministerio de Trabajo de la Nación dictó la conciliación obligatoria y la reincorporación de 36 despedidos en la Caja Popular de Tucumán, aunque, según sostiene la Asociación Bancaria, el gobierno provincial no lo respetó.

"Y aún más grave, el 13 de mayo de 2014, la policía de Tucumán baleó e hirió a 22 bancarios que reclamaban esas reincorporaciones", denunció.

La represión a unos 22 empleados bancarios por parte de la Policía se dio en medio de un intento de desalojar a los trabajadores que se manifestaban en contra de los despidos de los empleados de la Caja Popular de Ahorros de Tucumán.