Gran hermetismo en el primer entrenamiento de la Argentina

Ezequiel Garay y Pablo Zabaleta, encargados de custodiar el sector derecho de la defensa, quienes hacía varios días que no podían entrenarse junto a sus compañeros y este martes, al igual que Martín Demichelis, se sumaron al grupo.
Martes 10 de junio de 2014
La Selección argentina cumplió este martes su primer entrenamiento en el predio Cidade do Galo de Belo Horizonte, bajo un hermetismo (casi) total, porque la intrepidez de algunos periodistas permitió divisar a varios metros de distancia la recuperación de dos soldados titulares que llegaron con algunas molestias y que estarían presentes en el debut frente a Bosnia, el próximo domingo.

Se trata de Ezequiel Garay y Pablo Zabaleta, encargados de custodiar el sector derecho de la defensa, quienes hacía varios días que no podían entrenarse junto a sus compañeros y este martes, al igual que Martín Demichelis, se sumaron al grupo.

Pero mientras se esperaba el parte oficial de la AFA, hubo periodistas que se animaron a trepar más de 300 metros en el morro del otro lado de la autopista frente al predio del Atlético Mineiro para espiar el entrenamiento matutino.

Es el único lugar desde el que se puede conocer algo de la práctica para quienes realizan guardias bajo el intenso calor de Belo Horizonte y sin siquiera una botella de agua provista por los encargados del área de prensa de la AFA que, paradójicamente, tampoco tienen contacto con los periodistas.

Allí, los jugadores realizaron trabajos físicos con el profe Pablo Blanco y luego técnico-tácticos junto a Alejandro Sabella y sus colaboradores Julián Camino y Claudio Gugnali.

Garay despejó con su presencia los rumores sobre una lesión más grave que la contractura en la parte posterior del muslo derecho que se había informado hace una semana y media, cuando practicó junto al grupo por última vez, antes de los amistosos de despedida en Buenos Aires.

Zabaleta estaba en una situación producto de un golpe en el tobillo derecho en una de las prácticas previas al choque frente a Trinidad y Tobago, en el estadio Monumental.

En tanto, Demichelis, que en caso de que Garay estuviera ausente iba a ocupar su lugar como marcador central en el debut frente a Bosnia, también se sumó a sus compañeros tras el pisotón que recibió frente a Trinidad y Tobago, que le produjo un traumatismo en el empeine derecho.

Quienes no estuvieron con el resto del plantel, pero sí aceleraron los ritmos de trabajo, fueron Gonzalo Higuain, el único titular que resta recuperarse de un golpe en el tobillo izquierdo, Rodrigo Palacio -que sufrió un esguince ante Trinidad y Tobago- y el mediocampista Lucas Biglia, que frente a Eslovenia el sábado en La Plata sufrió una "paralítica" que lo sacó temprano de la cancha.

Los jugadores se levantaron alrededor de las 9:00 , desayunaron y tuvieron la primera práctica desde su arribo a Brasil, mientras que por la tarde recibieron a una delegación de la FIFA para realizar los trámites de acreditación correspondientes.

Pese al cerrojo impuesto al predio, frente al portón hubo igualmente argentinos que se animaron a desafiar el sol y a la prohibición de ingreso, pero que una vez más se fueron decepcionados por no haber podido ver, ni siquiera de lejos, a sus ídolos.