Argentina puede jugarse una última carta buitres

Puede pedir "reconsideración" (rehearing) del caso con mucha prudencia debido a que ese recurso casi siempre resulta denegado y en los hechos, si es denegado, la apelación terminará.
Lunes 16 de junio de 2014
La Corte Suprema de los Estados Unidos dio hoy dos duros reveses a la Argentina en su extensa disputa con los fondos buitre al rechazarle una apelación a fallos precedentes que la obligan a pagar por bonos en default desde 2001 y al dejar abierta la puerta a los acreedores para que rastreen activos argentinos en el mundo, los embarguen y cobren.



El máximo tribunal estadounidense emitió un primer comunicado en el que sin expresar comentarios rechazó analizar y resolver la disputa del país con el fondo NML Capital LTD, gestionado por el estadounidense Paul Singer, que cuenta con un fallo de primera instancia y otro de la Cámara de Apelaciones a favor.



Sin la participación de la jueza Sonia Sotomayor (la única latina de los nueve miembros) la Corte denegó el "certiorari", un recurso extraordinario mediante el cual un tribunal de jerarquía superior puede revisar a su discreción una decisión de un tribunal inferior.



Esa decisión ratificó una condena adoptada por un tribunal federal de Nueva York, a cargo de Thomas Griesa, en favor de los fondos especulativos NML Capital y Aurelius, que se negaron a sumarse a las reestructuraciones de 2005 y 2010, por las que el país normalizó el 93 por ciento de su pasivo externo con quitas de hasta el 67 por ciento de los intereses.



La Argentina deberá esperar ahora que Griesa abra una posibilidad de negociación con los fondos especulativos, quienes reclaman el pago de 1.330 millones de dólares en efectivo y sin quita más intereses, lo que elevaría el monto a 1.470 millones de dólares.



El Gobierno de Cristina Kirchner había argumentado que una decisión favorable a los fondos especulativos introduciría un precedente capaz de afectar de forma negativa cualquier futura operación de restructuración de deuda soberana en default a nivel mundial.



La Presidenta tendrá que decidir ahora cuáles serán los pasos a seguir: si paga los 1.330 millones que le reclaman los hasta ahora victoriosos fondos especulativos o si el país entra en lo que se denomina como "default técnico".



El país podría caer en un "default técnico" dado que los litigantes podrían obtener órdenes de embargos sobre los fondos que el país transfiere a Nueva York para honrar su deuda ya reestructurada.



Y las decisiones deberán ser tomadas contrarreloj dado que Argentina tiene que girar el 30 de este mes a Estados Unidos unos 228 millones de dólares por un vencimiento de sus bonos Discount emitidos bajo legislación de Nueva York.



Por la vía judicial, la Argentina puede recurrir la decisión y pedir una "reconsideración" (rehearing) del caso con mucha prudencia debido a que ese recurso casi siempre resulta denegado y en los hechos, si es denegado, la apelación terminará y quedará firme el fallo favorable a los holdouts. .



--Una puerta para rastrear y embargar bienes-- .



El máximo tribunal estadounidense emitió un segundo fallo relacionado en el que dispuso que los registros bancarios de activos internacionales de la Argentina pueden ser puestos a disposición (del fondo buitre NML), de cara a posibles embargos.



En este segundo caso, los argumentos del rechazo a la posición argentina fue redactada por el juez Antonin Scalia, cuyo voto fue respaldado por John Roberts, Clarence Thomas, Samuel Alito y Elena Kagan, mientras que la magistrada Ruth Ginsburg se pronunció en disidencia con un fallo propio y la jueza Sonia Sotomayor evitó pronunciarse.



Esta decisión, en una votación de 7-1, fue un segundo triunfo en el alto tribunal en cuestión de minutos para el fondo de cobertura NML Capital Ltd, que está buscando el pago de las sentencias judiciales que dice tienen un costo de alrededor de 1.700 millones de dólares.