"El Blindaje y el Megacanje fueron la estafa financiera más grande"

Desde su cuenta personal de Twitter, la Jefa de Estado compartió un enlace a su página web en la que presentó un resumen de esas operaciones.
Martes 17 de junio de 2014
Destacó la reciente prescripción de la causa en la que se investigaron presuntas irregularidades en el Megacanje por las que estuvieron procesados el banquero David Mulford y funcionarios argentinos.

Según consta en el informe publicado por la Presidenta, la Cámara Federal porteña sobreseyó por prescripción a nueve implicado el pasado 6 de junio, de los cuales ocho son ex funcionarios del gobierno del ex presidente Fernando De la Rúa.

En dicha causa se investigaron las "abultadas comisiones" que se pagaron a siete bancos internacionales en las que habrían estado implicados, entre otros, el actual diputado nacional Federico Sturzenegger -por entonces ex secretario de Política Económica-, los funcionarios Jorge Baldrich (ex Secretario de Hacienda); Julio Dreizzen (ex subdirector de Financiamiento); y Horacio Liendo (ex asesor del entonces ministro de Economía Domingo Cavallo).

También fueron investigados Ernesto Marcer (ex Procurador del Tesoro); Carlos Molina (ex Director de la Oficina Nacional de Crédito Público), Norberto López Isnardi (ex Director de Financiación Externa de la Oficina Nacional de Crédito Público); y Guillermo Mondino (ex jefe de Gabinete de Asesores del Ministerio de Economía).

"El Megacanje pretendía aliviar los pagos de intereses y de capital de la deuda externa argentina, canjeando la deuda por una nueva que permitiera pagar en un plazo mayor", señala el informe publicado en el sitio www.cfkargentina.com.

El texto consigna que el canje "iba a tener un costo exorbitante e implicaría seguir incrementando la deuda externa".

"La propuesta, como no podía ser de otra manera, provenía de un banquero: David Mulford, ex secretario del Tesoro de los Estados Unidos, que por ese entonces trabajaba para el banco Credit Suisse First Boston", explica el documento,.

Se detalla además que "la propuesta sería recibida con los brazos abiertos por el entonces Ministro de Economía, Domingo
Felipe Cavallo, y su Secretario de Política Económica Federico Sturzenegger".

Según el texto, la deuda externa del país ascendía en el año 2000 a los 80.000 millones de dólares y aumentó hasta los 88.000 millones de dólares con posterioridad al canje. Hacia el 2003, la deuda era de 102.000 millones de dólares.

Anteriormente, el gobierno de la Alianza había impúlsado el denominado "Blindaje", por el que se obtuvo un préstamo de 40.000 millones de dólares en el que "el Estado se convertía en un mero pasamanos, ya que ni bien recibía los dólares debía aplicarlos al pago de deudas preexistentes", destacó el informe.

Según el documento, "las autoridades debían comprometerse a aplicar las clásicas recetas del FMI", a las que se atribuye haberse presentado "enmascaradas bajo tecnicismos tales como `metas fiscales`, `ahorro público`, `racionalización del gasto`, `eficientizar el Estado`", entre otras.