Tirador de Belgrano: veredicto será el 4/7

A Martín Ríos se lo acusa de matar a balazos a Alfredo Marcenac y herir a una docena de personas. La querella pidió prisión perpetua y la fiscalía 18 años de cárcel.
Miércoles 25 de junio de 2014

El tribunal oral número 26 dará a conocer el próximo 4 de julio el veredicto en el juicio por el homicidio de Alfredo Marcenac y las lesiones a otra docena de personas cometidos por Martín Ríos, conocido como el “tirador de Belgrano”, para quien la familia de la víctima pidió prisión perpetua y la fiscalía, 18 años de cárcel.
.

Esta mañana, durante la audiencia de alegatos, el abogado de la querella, Carlos Corvo, sostuvo que Ríos simula un estado de esquizofrenia como una estrategia para evitar una condena por los cuatro hechos que se le imputan: el ataque a balazos a un tren, a un colectivo, a una confitería y el episodio en el que murió Marcenac.
.

“Le explicaron lo que le esperaba, una pena de prisión perpetua que los padres no querían. En estos casos, la solución –que no es original- es hacerse pasar por loco”, expresó.

En ese contexto, criticó la labor de los peritos que determinaron la virtual “inimputabilidad” de Ríos a raíz de su estado mental, lo que constituye el eje de este segundo juicio.
.

Si bien la figura del “homicidio agravado” fue descartada por la Cámara de Casación, al anular el anterior juicio en el que Ríos había sido declarado “inimputable”, Corvo lo acusó por la figura de “homicidio agravado por placer” y reclamó la condena máxima establecida en el Código Penal.
.

A su turno, el fiscal Carlos Giménez Bauer enumeró una serie de episodios que lo llevaron a concluir que al momento de producirse los hechos por los que está acusado Ríos, en el año 2006, comprendían la criminalidad de sus actos y, en consecuencia, es “imputable”.
.

“Ríos ejercía el comercio, compraba y vendía ropa. Dudo que un esquizofrénico pudiera ejercer el comercio… Manejaba un auto, portaba un arma, se resistió al asalto…, en todo este período tuvo dos novias”, recordó el fiscal.
.

“No soy médico y no sé si lo que tenía en 2006 pudo haber derivado en esquizofrenia. Pero no se advierte que fuera esquizofrénico cuando ocurrieron los hechos”, concluyó el fiscal, al pedir la pena de 18 años de prisión para Ríos.
.

El abogado defensor de Ríos, Angel Ramallo, insistió con la declaración de inimputabilidad por su estado mental y pidió para el imputado la absolución.
.

No obstante, las tres partes coincidieron en que sea cual fuere la decisión del tribunal –integrado por los jueces Patricia Llerena, Marta Yungano y Eduardo Fernández- deberán mantenerse las “medidas de seguridad” sobre Ríos, es decir su estado de internación y sometimiento a un tratamiento psiquiátrico, ya que lo consideraron “peligroso para terceros”.

.
El tribunal pasó a un cuarto intermedio hasta el viernes 4 julio por la mañana, cuando le ofrecerá a Ríos (quien hoy no estuvo en la audiencia) la posibilidad de pronunciar sus últimas palabras antes del veredicto, que se conocerá ese mismo día.