Hija de Tití: pruebas complican al único detenido por choque

Marcas de pintura y la chapa patente que quedó en el lugar del accidente complican al conductor detenido por su supuesta participación en el despiste de ruta que provocó la muerte de la hija del periodista Miguel "Tití" Fernández en Brasil. El conductor es Marcos Vinicius da Silva, que sigue demorado.
Jueves 3 de julio de 2014
Marcas de pintura y la chapa patente que quedó en el lugar del accidente complican al conductor detenido por su supuesta participación en el despiste de ruta que provocó la muerte de la hija del periodista Miguel "Tití" Fernández en Brasil.

El detenido, identificado por la policía como Marcos Vinicius da Silva, de 21 años, permanecía demorado en una sede policial de las afueras de Belo Horizonte por supuesto homicidio culposo y presunto abandono de persona, quien podría ser condenado hasta siete años de cárcel.

El delegado policial de Medio Oeste, Douglas Camarano, sostuvo que tanto el conductor, como su acompañante y quien sería el dueño del auto Volkswagen Gol, Rafael Costa Campos, de 23 años, "solo vieron un derrape del auto" y que "si hubieran golpeado a 120 kilómetros por hora el auto estaría destruido, lo cual no sucedió".

Sin embargo, las pruebas complican a Da Silva habida cuenta que, según dijo Camarano y publicó hoy el diario Estado de Minas en su versión on line, "los peritos encontraron tinta gris, que es el color del Fiat Doblo -en el que viajaba María Soledad Fernández (26)- y dos productores de la empresa Torneos y Competencias que resultaron heridos- en el frente del Golf, lo que puede indicar una colisión".

Pero también el policía sostuvo que "la placa frontal del vehículo de San Pablo también se encontró en el lugar del accidente", lo cual consideró una pista más.

El cuerpo de María Soledad partió casi a las dos de la madrugada junto al periodista, quien era esperado por otra hija y amigos para el velatorio, a realizarse el mediodía en Buenos Aires.

El cónsul adjunto en Belo Horizonte, Mariano Guida, se movilizó para realizar los trámites de traslado del cuerpo de la joven diseñadora de ropa, que estaba acompañando a su padre mientras cubría el Mundial de Brasil. A la joven se la había visto algunas veces en la concentración de Cidade do Galo y también en los estadios.